Patrimonio vivo: La importancia de digitalizar e investigar la historia de Chile

Contaminación, el irremediable paso del tiempo, así como el vandalismo y la mantención inapropiada pueden dañar seriamente la cultura e historia de un país. La tarea, entonces, va más allá de “conservar” un inmueble. El propósito es mantener las tradiciones y el patrimonio de una sociedad. Hoy la USS se suma a esta tarea, digitalizar e investigar piezas de nuestro pasado reciente.

Las amenazas son muchas. El paso de los años, el desgaste natural de los materiales, la incorrecta ejecución de mantención y hasta el vandalismo de espacios públicos y privados ponen en jaque la identidad o significación de Chile. La tarea, entonces, es conservar y poner en valor las diferentes visiones del patrimonio, no sólo mediante bienes materiales y construidos, sino realizando estudios críticos, cuidando las tradiciones y el patrimonio intangible de una sociedad.

Los avances tecnológicos ayudan en esta cruzada, siendo la digitalización una de las herramientas más utilizadas en la protección, conservación, investigación, difusión y promoción de la historia.  “Es un testimonio, un derrotero, de lo que fue el pasado, tanto en la publicidad, en el diseño, en la arquitectura, en la ciudad, en la moda, en los textiles, en cómo era la sociedad”, explica Carlos Maillet, director de la Licenciatura en Arte y Conservación del Patrimonio de la U. San Sebastián.

“Y cuando uno digitaliza aquello, también investiga, comparte y articula todas las disciplinas en torno a lo que se descubre en esas fotografías y publicaciones. De esa manera, los historiadores, los sociólogos, los antropólogos, pueden crear contenido, valor, poniendo al alcance de las personas historias desconocidas”, agrega. “Así como en las familias, las abuelas y abuelos cuentan las historias de antaño, en la sociedad también están estos especialistas que cuentan cómo era una ciudad y una sociedad en el ayer, para así mirar al futuro”.

Más allá de la Digitalización

Para crear un “archivo online”, son variados los pasos previos por concretar. “Hay un levantamiento crítico de la información (cantidad, qué es, su contexto) y un análisis del estado de conservación de la pieza. En ocasiones, estuvieron sometidas a calor extremo, humedad, ácaros, así como a los daños antrópicos (al actuar del hombre). Por ejemplo, pegar cinta adhesiva rompe los papeles antiguos”, detalla el académico.

También se establecen algunos criterios de conservación, como mantener y dejar en buen estado el artículo, frenar su deterioro o restaurarlo. Además, algunas piezas son devueltas a su lugar de origen y otras se destinan a exhibición.

USS se suma a la tarea

A través de la Licenciatura en Arte y Conservación del Patrimonio, y los dos diplomados en Gestión Sustentable del Patrimonio (Concepción y Santiago), la USS se une al desafío de proteger y mantener viva la historia. “Vamos a establecer varias etapas de trabajo, no sólo en el ámbito académico, sino también vinculándonos con el medio (…) Participar con futuros empleadores que puedan interesarse en esta información e incluso desee adquirirla. Estamos preparando especialistas que no sólo tengan los conocimientos, sino además las redes, los contactos, para insertarse prontamente en el mundo laboral y sean un aporte a la conservación de la historia y el patrimonio de nuestro país”, concluye Maillet.