Voluntaria desde hace cuatro meses en vacunatorio contra el COVID-19

07 de junio de 2021

Carmen Sánchez Cisternas es estudiante de cuarto año de la carrera de Enfermería de la U. San Sebastián en la sede De la Patagonia. En febrero pasado se unió como voluntaria para apoyar la campaña de vacunación contra el COVID-19 en el Arena de Puerto Montt.

Voluntaria desde hace cuatro meses en vacunatorio contra el COVID-19

 

“Esta experiencia ha sido única. Ni siquiera he egresado y he podido contribuir como voluntaria en medio de una pandemia, ayudando al sistema de salud y, sobre todo, a la comunidad”, señala la estudiante.

En el momento peak de la campaña de vacunación, en ese centro llegaron a suministrar más de 1.800 dosis de vacunas diarias, lo que implicó todo un trabajo de coordinación y logística tanto en la distribución y mantención de las vacunas como en el control de acceso de las personas y el proceso mismo de inmunización.

Desde que partió en la labor de voluntariado, Carmen asiste de manera regular al Arena de Puerto Montt. Durante las vacaciones iba durante todo el día y desde que inició el año académico en la Universidad, durante las tardes.

Comenzó apoyando las labores de registro de las personas vacunadas y, actualmente, colabora en tareas administrativas y de gestión, no sólo del proceso de vacunación contra el COVID-19, sino también contra la Influenza.  Su desempeño le mereció el reconocimiento del equipo de salud coordinador del Arena de Puerto Montt, el que le ha ido asignando nuevas responsabilidades.

“Poco a poco me fueron dando distintas tareas, aumentando el grado de complejidad. Actualmente apoyo la vacunación contra la Influenza. He pasado por todo el proceso. Eso significa que colaboro en el registro sanitario, la distribución de las vacunas, la coordinación del flujo de las personas que asisten a vacunarse, el registro de stock al final de la jornada y hasta colocar la vacuna”, relata la estudiante.

Carmen vive en la localidad de Panitao, en Puerto Montt, a más de una hora en transporte público hasta el centro de la ciudad, donde se encuentra el vacunatorio. Cuenta que lo que más valora de esta experiencia como voluntaria es el ambiente de trabajo, compartir no sólo con estudiantes USS, sino que también de otras universidades, así como con el equipo de salud de la Atención Primaria, con quienes ya se ha establecido un vínculo personal y laboral.

“Me ha gustado trabajar en medio de la pandemia, siendo un aporte, ayudando a las personas a través de la vacunación. Es una experiencia que marcó mi desarrollo profesional antes de egresar de la carrera”.