Virus provocará una fuerte recesión que se espera que sea breve

08 de abril de 2020

Un escenario de cuarentenas y de cierre de actividad económica repetido en Europa y Estados Unidos, adelanta claramente dificultades económicas a nivel mundial. Se espera que tanto los países desarrollados como emergentes enfrenten dificultades.

Virus provocará una fuerte recesión que se espera que sea breve

El impacto que el coronavirus ha tenido en la salud mundial es realmente alarmante y ha obligado a tomar drásticas medidas sanitarias que han alterado el normal funcionamiento de los países. Las medidas son imprescindibles para proteger la vida de las personas, pero claramente tendrán un impacto económico y es importante reconocerlo.

Gonzalo Sanhueza 2 USSEl cierre de fábricas, restaurantes, cancelación de vuelos, conciertos, clases presenciales en los colegios y las universidades son medidas que buscan disminuir la velocidad de propagación del Covid-19 en la población y que nos han obligado a generar cuarentenas obligatorias o voluntarias en todo el país y en gran parte de los países del mundo.

Ello claramente tendrá un gran impacto en la actividad económica mundial y también en nuestro país, lo que ha llevado a algunos expertos a señalar que se espera una recesión. Lo anterior, ha obligado a todos los gobiernos a plantear paquetes de medidas económicas que buscan disminuir dicho impacto.

Baja actividad

El combate contra la propagación del coronavirus nos ha llevado a vivir una realidad a la cual no estábamos acostumbrados, se nos ha solicitado hacer cuarentenas obligatorias o voluntarias para disminuir así su propagación y con ello evitar el colapso del sistema sanitario que redundaría en muchas muertes. Claramente todos debemos acatar esas medidas y se han buscado formas novedosas para mantener operando la actividad productiva y de servicios de nuestra economía, como son el teletrabajo y la formación universitaria y escolar a través de medios digitales.

Claramente todos debemos acatar esas medidas y se han buscado formas novedosas para mantener operando la actividad productiva y de servicios de nuestra economía.

Sin embargo, estas actividades solo representan una parte de la actividad de nuestra economía, existiendo muchas otras que requieren presencia física y que se han dejado de desarrollar o se está proceso de aquello, por ejemplo, restaurantes, movilizaciones locales por vía terrestre y aérea, construcción, etc. La realidad que se está viviendo en Chile es la misma que enfrentan muchos países del mundo que ya han adoptado medidas mucho más restrictivas, que probablemente lleguen también a nuestro país.

Todo esto partió en China, que fue el primer país que tuvo que aplicar las medidas restrictivas y que, por ser el principal socio comercial de la gran mayoría de los países del mundo, incluido Chile, tiene una repercusión económica importante para todos. De acuerdo con el informe de la OECD de marzo del presente año, mientras China tenía proyectado un crecimiento económico antes del coronavirus para el año 2020 de más de 6%, después de la crisis por el virus su proyección disminuyó a menos de 5%. Lo anterior tiene un efecto sobre la producción de ese país y también en sus importaciones, especialmente el cobre en lo que respecta a nuestro país.

¿Qué es y cómo se mide?

En este contexto, los economistas han señalado que tanto en Chile como en el mundo se avecina una recesión económica. Para entender esto debemos conocer primero qué es una recesión, cómo se mide y cuáles son sus efectos.

Se señala que un país entra en una recesión cuando su actividad económica decrece de una manera tal que medida la variación anual del PIB durante dos trimestres consecutivos (seis meses) es negativa, es decir, el país en vez de aumentar su producción en dicho período, la disminuye. Es un tiempo acotado en que el decrecimiento de la actividad económica ocurre y sus efectos siguen acotados en el tiempo. Dichos efectos tienen relación de valor accionario de las empresas, demanda y consumo interno y aumento del desempleo de manera temporal. Para estos efectos, el Estado normalmente aplica medidas de política de apoyo al consumo, a las empresas y al empleo que buscan paliar temporalmente los efectos de la disminución de la actividad económica.

Un país entra en recesión cuando su actividad económica decrece de una manera tal que medida la variación anual del PIB durante dos trimestres consecutivos es negativa, es decir, el país en vez de aumentar su producción en dicho período, la disminuye.

Es bueno aclarar la diferencia entre recesión económica y depresión. La depresión económica es una recesión que se prolonga por mucho tiempo y que sus efectos se expanden desde un sector económico (ejemplo, industria manufacturera) a todos (servicios u otros) y además se propaga de manera fuerte a otros países.

El mejor ejemplo de depresión Económica es la del año 1929 en Estados Unidos (conocida como la Gran Depresión) que empezó en la bolsa accionaria de ese país y que se extendió a todos los sectores productivos, teniendo una duración de 5 años. Entre 1929 y 1933, Estados Unidos vio caer su PIB en 10%; Francia, en 15%, y Reino Unido, en 5%. El efecto sobre el desempleo durante ese período alcanzó un máximo de 36% en Estados Unidos y 25% en Reino Unido. El ejemplo más reciente de recesión mundial es la famosa crisis subprime en Estados Unidos o también llamada “burbuja inmobiliaria” iniciada en Estados Unidos. Dicha se transmitió al resto del mundo.

En esa ocasión, el producto de Estados Unidos cayó en 2% en el año 2009, incluso disminuyendo en el cuarto trimestre de 2008 un 9%. En América Latina el efecto de esta crisis significó en el primer trimestre de 2009 una caída de 3% de la variación del PIB y una caída anual de 2% ese mismo año.

Medidas

La pandemia del coronavirus claramente llevará al mundo y a Chile a una recesión que se espera corta, pero tan profunda como la crisis subprime.

Por ello, a la espera de que se tenga una rápida recuperación, el gobierno ha planteado medidas que contemplan, entre otras, apoyo directo a las familias para que puedan sostener su gasto en consumo mediante bonos, protección al empleo y mantención del salario a través del uso de seguro de cesantía.

También ha anunciado medidas tributarias como aplazamiento de pago de impuestos para las Pymes, además de las medidas de gasto gubernamental en salud. En concreto, un paquete de casi US$12.000 millones la dirección correcta de sobrellevar la crisis económica que se viene y que se espera que sea de corta duración.

Gonzalo Sanhueza Palma
Académico Facultad de Economía y Negocios
Universidad San Sebastián

Vea el artículo en Diario Concepción