Javiera Faletto: Su vida una carrera de alta velocidad

14 de septiembre de 2022

Javiera Faletto es deportista oriunda de Coronel. A los 14 años empezó a entrenar impulsada por su madre, la también atleta Yéssica Canales. Para complementar su disciplina, estudió Pedagogía en Educación Física y un magíster en Actividad Física y Deporte en la USS. Hoy es la coordinadora de Deportes de Asuntos Estudiantiles (AE), en la sede Concepción. “Mi sueño es formar a atletas que le den triunfos al país”, señala.

Javiera Faletto-su-vida-una-carrera-de-alta-velocidad

Javiera Faletto es atleta, pero literalmente corre todo el día para cumplir con las distintas facetas de su vida. Sus entrenamientos matutinos, el trabajo como coordinadora de Deportes de Asuntos Estudiantiles en la Universidad San Sebastián, en la sede de Concepción, sus talleres de atletismo y running y su rol de madre. Todo lo hace con pasión. Su anhelo es formar a nuevos atletas que puedan otorgar grandes triunfos al deporte nacional.

 - ¿Qué hecho marcó tu decisión de dedicarte al atletismo?

Desde que era pequeña, mi mamá me hablaba de los beneficios que tiene el deporte, practiqué varios, como: vóleibol y handball antes de quedarme en el atletismo, lo elegí porque comencé a ganar carreras y eso me gustó.

 - ¿Cuál ha sido el triunfo más significativo en tu trayectoria deportiva?

No tengo un triunfo favorito, fui once años campeona nacional en 1.500 y 800 metros planos, pero sí tengo una carrera favorita que no gané, pero donde hice mi mejor marca. Fue el año 2016 en el Sudamericano Universitario en Mar del Plata, Argentina, donde corrí con los colores de la Universidad San Sebastián. Entreno todos los días pensando en volver a correr así y superar esa marca.

 - ¿Cuál ha sido tu mayor fracaso en el deporte?

Mi mayor fracaso fue retirarme en un campeonato sudamericano, estaba enferma, no sentía mis piernas y tuve que abandonar, hasta hoy me da vergüenza eso.

 -¿Admiras a algún deportista?

Todos los deportistas son admirables, cada uno en sus distintas circunstancias se esfuerzan y dedican, eso siempre se valora mucho. Admiro a todos los que, de cierta forma, dejan cosas importantes de lado por ir en busca de sus sueños.

 -¿Tienes alguna cábala?

 No tengo cábalas, no creo en esas cosas, creo en Dios y mi única cábala es encomendarme al Señor y orar antes de competir.

 - ¿Qué crítica te ha molestado en especial?

Las únicas críticas que me duelen son las que me hace mi mamá, aunque luego comprendo que son porque me quiere y su objetivo es que haga las cosas bien.

 Sacrificios personales

- ¿Sientes que has sacrificado aspectos personales por dedicarte al deporte?

De todas maneras, son muchas cosas que uno deja de lado, entre ellas, amigos, familia y pareja. Por eso todos mis amigos son del deporte y mi pareja también. A la familia no le queda otra que apoyar y, en mi caso, me tocaron unos papás que me apañan full.

 - ¿Por qué decidiste estudiar Pedagogía en Educación Física?

 Dudé en un comienzo, pero hoy siento que la carrera me entregó herramientas para desenvolverme en las tareas que hago tanto en los talleres de atletismo y running como en la gestión en la USS. En Asuntos Estudiantiles pongo todo mi esfuerzo por promover la actividad deportiva entre los estudiantes de la universidad, sabiendo que eso les impactará positivamente en sus vidas.

 - ¿De qué manera la maternidad cambió tu vida?

Mi hijo, Bruno, tiene hoy un año siete meses y siento que revolucionó mi vida. Afortunadamente tengo una valiosa red de apoyo que me permite seguir desarrollando mis actividades profesionales con tranquilidad. Si bien la maternidad implica muchos sacrificios, tener un hijo es la experiencia más significativa que he vivido. Nada se compara con la sonrisa de mi guatón.

 - ¿Cuáles son tus proyecciones profesionales?

Seguir siempre ligada a la gestión deportiva, mi sueño es formar a nuevos atletas que le den grandes triunfos a nuestro país. Hago un taller de atletismo para niños y otro de running para adultos en Concepción.

 -¿Cuál es tu máximo sueño?

No tengo un sueño específico, pero sí pienso mucho en superarme en todos los aspectos de mi vida, tanto en el ámbito deportivo como profesional. Y por supuesto tratar de ser la mejor mamá para mi hijo, que vea en mí un ejemplo.