Desafíos para la educación superior

06 de enero de 2020

En materia de Educación, el Gobierno debe concentrar sus esfuerzos en el proyecto que crea un sistema de financiamiento solidario que reemplaza el CAE.

Desafíos para la educación superior

La llegada del 2020 en el ámbito de la Educación Superior suscita sentimientos encontrados. Hay la sensación, un tanto amarga, de que la incertidumbre flotará en el ambiente, que la violencia tendrá una enervante latencia y que la agenda pública permanecerá detenida.

Rector Carlos WilliamsonDos temas se ven ineludibles. Desde luego, las universidades se verán enfrentadas a un cambio de paradigma por la necesidad, que es también una oportunidad de incorporar más activamente la educación on line, como se hizo en estos dos meses.

Hay que prepararse bien para mejorar la relación profesor-alumno, y esta combinación que conjuga flexibilidad y efectividad puede ser muy virtuosa, sin olvidar que el estudiante es el foco del proceso enseñanza-aprendizaje. Además, el tema del financiamiento estudiantil y la modificación del CAE es prioritario, pero no demonizando este instrumento, sino reformulándolo para corregir sus fallas.

El Gobierno debe abordar de una vez los aranceles regulados que dejan ostensibles brechas con los aranceles efectivos.

El gobierno dio impulso a un proyecto que condona multas e intereses a quienes han pagado sobretasas. ¡Bien! Se deben condonar saldos de deuda que excedan plazos razonables de pago, por ejemplo, poner como máximo 15 años, incorporar la cobranza por Tesorería, descuento por planilla del empleador y reemplazar a la banca en la emisión de deuda. Y abordar de una vez los aranceles regulados que dejan ostensibles brechas con los aranceles efectivos, lo que eleva los copagos y crea la sensación errónea de que son las universidades las responsables de esta verdadera sangría en el gasto familiar.

El gobierno tiene el deber perentorio de imponer el orden público, hoy desbordado por el vandalismo, y en educación concentrar sus esfuerzos en el proyecto que duerme en el Congreso y que crea un sistema de financiamiento solidario que reemplaza el CAE. Llegó el momento de legislar sobre esta importante iniciativa.

Carlos Williamson Benaprés
Rector
Universidad San Sebastián

Vea la opinión en La Tercera