Palma Chilena ¿monumento natural?

10 de junio de 2021

En una charla dictada en la USS, la geógrafa Paloma Bravo, analizó los avances en la protección a esta especie que actualmente está en peligro de extinción. La experiencia de conservación de la Palma Chilena fue premiada en el año 2020 por la Conservation Measures Partnership de Estados Unidos.

Palma_chilena_USS-01

Como parte de la asignatura “Ecosistemas, Flora y Fauna”, de la carrera de Ingeniería en Gestión de Expediciones y Ecoturismo de la Universidad San Sebastián se llevó a cabo la charla “Conservación de la Palma Chilena: el rol de las Áreas Protegidas”, la cual fue dictada por la geógrafa Paloma Bravo, Magíster en Patrimonio y profesional del departamento de Áreas Protegidas de la CONAF, Región de Valparaíso.

“Tenemos solo el 2% de las palmas que habían hace 200 años en Chile. Al ser una especie endémica es el único lugar del mundo donde se da de manera natural. Es importantísimo poder conservar lo poco que nos queda, ya que el restante 98% fue cortado principalmente para la producción de miel de palma. También es importante porque no solo protegemos a la especie, sino también al bosque esclerófilo mediterráneo que tiene características especiales de unicidad y se encuentra amenazado por los incendios forestales y la mega sequía”, cuenta la experta.

“Desde el primer año, abrimos un espacio en las asignaturas para que participen profesionales y nos cuenten sus experiencias y la realidad laboral. Así, nuestros estudiantes pueden observar desde una fuente directa el ejercicio de la profesión en distintos contextos”, destaca Fernando Aizman, director de la Escuela de Ingeniería en Gestión de Expediciones y Ecoturismo de la Universidad San Sebastián.

Protección a la Palma Chilena

Paloma Bravo lidera la implementación de la estrategia de conservación de la Palma Chilena en el Parque Nacional La Campana y en su área de distribución natural, que va desde Coquimbo hasta la Región del Maule.

Esta experiencia de conservación de la Palma Chilena fue premiada en el año 2020 en el concurso mundial de la Asociación de Medidas de Conservación (Conservation Measures Partnership) de Estados Unidos. “Es un caso donde la conservación y desarrollo se implementan de manera conjunta y en equilibrio dentro de un área silvestre protegida del Estado”, destaca Aizman.

“Cuando la Palma Chilena fue seleccionada como un objeto de conservación comenzamos a trabajar en diferentes estrategias. La primera fue fortalecer a la especie desde el punto de vista legal, cambiando su categoría de conservación. Pasó de ser una especie vulnerable a una en peligro de extinción”, cuenta Paloma Bravo.

Junto con su equipo, tardaron tres años en blindar a la Palma Chilena con esta protección, comprobando con evidencia científica que debía pasar a dicha categoría. Actualmente están trabajando para que sea declarada como monumento natural como una de las 11 estrategias para su conservación, tal como ocurrió en su momento con el alerce o la araucaria. “Es complicado porque hay intereses económicos que rodean a la palma, específicamente por la producción y venta de semillas en el mercado internacional”, señala la investigadora.

Así, por ejemplo, lograron trasladar ocho ejemplares de Palma Chilena, de unos cincuenta años, que se encontraban en el Hospital Carlos Van Büren de Valparaíso -donde ampliaron un sector de urgencia respiratoria por la pandemia- hacia la Reserva Nacional Lago Peñuelas. “No sólo pudimos protegerlas, sino también darle nueva vida a un sector que había sufrido por un incendio”, cuenta la experta.