Columna: Beneficios del agua alcalina

13 de diciembre de 2021

El académico de Nutrición y Dietética de la USS, Javier Gutiérrez, destaca las bondades del agua alcalina. “La mayor concentración de minerales alcalinos da un agua más rica en oxígeno y con numerosas propiedades beneficiosas para la salud”.

agua-colmna-uss

El agua alcalina ha sido ionizada, lo que significa que su nivel de pH ha aumentado. La diferencia principal respecto del agua de la llave  es que tiene un nivel de pH (potencial de Hidrógeno) superior a 7.

El agua pura tiene un nivel de pH próximo a 7, que es el valor neutro. Por debajo se considera un medio ácido y por encima, un medio alcalino. El valor óptimo de alcalinidad, para que podamos beneficiarnos de sus propiedades, estaría entre 8 y 9,5.

La mayor concentración de minerales alcalinos en este tipo de agua (como el calcio, el potasio, fluoradas, con sulfatos, con magnesio, sodio o con bicarbonato), da un agua más rica en oxígeno y con numerosas propiedades beneficiosas para la salud.

Hay varios tipos de agua alcalina disponibles en el comercio, desde aquellas que pasan por un proceso de ionización, para lo cual hay múltiples marcas de filtros, hasta las que son naturalmente más alcalinas al provenir de las montañas y pasar por las rocas que las van nutriendo con minerales. Los beneficios atribuidos al agua alcalina, por un lado, estarían relacionados a un efecto reductor del estrés oxidativo.

En presencia de estrés corporal, aumentado por actividades de alta intensidad, con un exceso de iones hidrógeno deja menos oxígeno disponible para las células y genera una mayor acidez.

El agua alcalina ayudaría a proporcionar un estado alcalino que implica que hay menos iones hidrógeno y, por lo tanto, más disponibilidad de oxígeno, mejorando la recuperación celular y oxigenando tejidos activos que estén en necesidad de trabajo.

Estudios científicos han relacionado el agua alcalina con la enfermedad por reflujo gastroesofágico, pues permite contrarrestar la acidez al impedir la activación de la pepsina y ejercer un efecto antagonista del ácido, reduciendo las molestas agruras del reflujo. Sin embargo, alcalinizar el estómago puede generar dificultad al digerir la comida, por ejemplo.

En atletas de alto rendimiento, el agua alcalina podría ayudar a revertir la deshidratación y el cansancio producto del ejercicio, gracias a su mayor concentración de electrolitos. Sin embargo, se recomienda investigar más a fondo para determinar los beneficios reales para los deportistas en comparación con otras bebidas especialmente diseñadas para este uso como las isotónicas.

No obstante los beneficios que pueda aportar el agua alcalina, siempre es importante priorizar la alimentación rica en frutas, verduras y alimentos altos en fibra que aportan nutrientes que pudiesen normalizar el PH corporal.

Javier Gutiérrez
Académico Nutrición y Dietética
Universidad San Sebastián