USS impulsa proyecto para mejorar sistema de distribución de agua potable rural

12 de septiembre de 2022

Con apoyo del Gobierno Regional Metropolitano, el trabajo de la Universidad San Sebastián impactará en 62 proyectos de Agua Potable Rural en las localidades de Alhué, Curacaví, María Pinto, Melipilla, San Pedro, El Monte, Isla de Maipo, Padre Hurtado, Peñaflor y Talagante.

USS-implementa-proyecto-para-mejorar-sistema-de-distribución-de-agua potable rural

El abastecimiento y la distribución de agua potable en las zonas rurales es una necesidad urgente y un desafío para los gobiernos regionales, especialmente frente al escenario de escasez hídrica que afecta a nuestro país.

En las localidades rurales, el abastecimiento y la distribución de agua potable se realiza a partir pozos, filtros o almacenajes del agua que son gestionados por organizaciones y cooperativas tradicionalmente denominadas APR, que son administradas, mantenidas y operadas por los propios vecinos.

La Universidad San Sebastián, a través del programa “Capacitación y Asistencia Técnica para Sistemas de ARP en las Provincias de Melipilla y Talagante”, implementará un proyecto para mejorar sistema de distribución de agua potable rural. Para este fin, recientemente se adjudicó financiamiento del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). Esta iniciativa apoyará a 62 APR que se encuentran en las localidades rurales de las comunas de: Alhué, Curacaví, María Pinto, Melipilla, San Pedro, El Monte, Isla de Maipo, Padre Hurtado, Peñaflor y Talagante.

La Vicerrectoría de Vinculación con el Medio y Proyectos Institucionales de la USS colaboró en la elaboración de la propuesta, la conceptualización y presentación del proyecto y asesoría en la formulación del documento, prestando un acompañamiento integral durante todo el proceso.

Diagnóstico

Estudios de la Dirección General de Aguas, indican las áreas rurales de la RM presentan una cobertura de sistemas Agua Potable Rural (APR) compuestos por 123 organizaciones sociales, las cuales suman 59.474 arranques, que brindan el servicio a poco más de 190 mil personas. La mitad de estas organizaciones se desarrollan en las provincias de Melipilla y Talagante.

Hoy existe poca información actualizada sobre las condiciones en las que operan muchos de los APR de estas provincias, lo que tiene como consecuencia que las autoridades encargadas de apoyar a los comités no tengan información crucial para la toma de decisiones y priorización de nuevas inversiones, obras y mejoras técnicas.

El déficit de profesionales de apoyo también se visualiza como la causa de la problemática, dado que no hay capacidad de las instituciones para gestionar la inversión necesaria en los diferentes niveles de APR, los que finalmente, quedan sin financiamiento y construcción.

Por último, existen problemas en el ámbito de la gestión diaria de los APR, teniendo como consecuencia que tengan falencias en términos financieros, calidad y disponibilidad del servicio de provisión de agua potable.

El proyecto 

El trabajo comprende el diagnóstico y anteproyectos de mejora para los APR. Se espera que las iniciativas de APR pertenecientes al programa, cuenten con los antecedentes técnicos y económicos para ser financiadas, además de disponer de información para orientar estratégicamente las herramientas de apoyo para el fortalecimiento de los APR de las provincias de Melipilla y Talagante.

También considera la aceleración de la recomendación técnica para que los APR prioritarios sean aprobados y financiados, dado que actualmente no existe un programa con foco en acelerar el desarrollo de nuevos proyectos y mejoras a los APR existentes.

Finalmente, se espera aportar en la transferencia de capacidades a operadores de los APR, a través de un programa de capacitación técnica para operarios con enfoque en mantención preventiva, eficiencia y nuevas tecnologías.

“Los profesionales USS aportarán con su trabajo a mejorar el servicio de suministro de agua potable rural, transfiriendo conocimientos sobre sistemas de gestión, mejora continua, tecnología, sustentabilidad, contexto legal y técnico, lo que permitirá a los usuarios de los APR, recibir un servicio de calidad, a la vez que permite un impacto positivo en el medioambiente y la sostenibilidad de los acuíferos”, puntualiza Federico Casanello, decano de la Facultad de Ingeniería, Arquitectura y Diseño.

Agrega que “el agua es una línea estratégica para la Facultad y por eso estamos aportando desde el ámbito disciplinar, a través de herramientas de gestión, tecnología, innovación y sustentabilidad. En esa línea, es que proyectos como el FIC de Transformación Digital de APR Biobío, el FIC de Escuela APR de la Región Metropolitana y en particular, este FNDR Transferencia y Asistencia Técnica para Comités APR, tributan directamente a este objetivo, aportando a la comunidad con un impacto global de más de 120.000 usuarios de APR”.

“Para nosotros, trabajar sobre las problemáticas de los territorios en que nos desenvolvemos es una oportunidad y una obligación. Esta materia es particularmente relevante, dadas las consecuencias que el cambio climático está teniendo sobre nuestro país, con un importante impacto sobre la actividad agrícola y ganadera de pequeña escala. Todo esfuerzo que contribuya a mitigar ese impacto resulta muy valioso dado el escenario mundial, y ahí radica la relevancia de esta iniciativa que busca contribuir a mejorar la calidad de vida en las zonas más rezagadas de nuestra Región Metropolitana”, puntualiza Enrique Herrera, vicerrector de la sede Santiago de la U. San Sebastián.