“La responsabilidad y perseverancia son esenciales para lograr metas”

07 de junio de 2019

Una de las aspiraciones del triatleta valdiviano Marcelo Ortiz Oyarzo es representar a la USS Valdivia fuera del país.

 

Marcelo Ortiz Oyarzo (21) es estudiante de cuarto año de Pedagogía en Educación Física de la U. San Sebastián, sede Valdivia, y sueña con ser algún día protagonista en el Iron Man de Coquimbo y Pucón, representar a la Universidad fuera del país y clasificar a un Panamericano, para lo cual comenzará compitiendo en los selectivos de la Federación de Triatlón de Chile, como Sub 23.

El triatleta no sólo entrena para resistir una competición de más de dos horas de duración sin tregua, cumplir –por ejemplo- con una distancia olímpica de 10 kilómetros de trote, 40 de bicicleta y 1.500 metros de nado, sino para superarse a sí mismo, siendo conscientes que un factor determinante en su rendimiento es la rutina, donde toda acción guarda un por qué.

Así lo entiende el triatleta de la USS Marcelo Ortíz, quien cursa su último año: “he desarrollado mi vida en torno a una alimentación saludable, priorizando mis horas de descanso y por sobre todo sabiendo que mi mente es la base, mi fortaleza, para enfrentar una disciplina como es el triatlón”, sostiene.

El deportista, que se inició en la disciplina hace ocho años, actualmente, sólo para mantenerse activo entrena 24 horas a la semana, lo que tiene que coordinar con sus quehaceres académicos, siendo -como indica- “cada logro una motivación”.

“Junto con mi familia hay nombres de personas de la Universidad que me han apoyado, como Víctor Parra y Roberto Buchhorsts. Ellos fueron quienes me impulsaron para que representara a la USS, en una actividad que alcanzar resultados solo depende del esfuerzo de una persona y de su constancia con los entrenamientos”, remarca. Ese trabajo que le ha permitido tener prometedores resultados, como ser el ganador del Triatlón de Futrono el año pasado en la categoría de 20 a 29 años o quedar quinto en la general este 2019 en la Triatlón del Lago Colico.

Asimismo, viene de ganar en enero la categoría de 20 a 25 años del Triatlón Rotary Valdivia 2019, en la distancia más larga con cuatro horas de carrera y con más de 300 deportistas.

A sus nueve preseas, en su corta carrera, suma un tercer lugar en Puerto Octay, competición que tiene un “sabor especial” para él, dado que fue en una categoría general, durante abril en condiciones climáticas adversas y porque estuvo codo a codo con experimentados deportistas de Argentina.

Ahora, como futuro profesor de Educación Física señala que espera transmitir su experiencia a sus alumnos. “Quiero transmitirles mi historia y cómo me fui superando gracias al apoyo de quienes fueron apareciendo en mi camino, donde han sido esenciales los valores y principios, como la constancia, responsabilidad y el compromiso”, subraya.

Ser deportista lo he tomado con mucha responsabilidad, porque detrás de esto hay un equipo, profesores y familiares que esperan al final de cada carrera un resultado airoso. La USS ha estado con sus puertas abiertas cada vez que la he necesitado, lo que me impulsa a en cada competición dejar en alto el nombre de quienes creyeron en mí, desde un principio”, agradece.

Con todo, entrega un mensaje a los sebastianos, “todo es trabajo de mente, ésta nos ayuda a controlar la ansiedad y nerviosismo que muchas veces provoca resultados negativos en nuestras competencias. Ya sea que practiquen un deporte colectivo o individual, la constancia y perseverancia son valores que deben tener muy claros para así llegar a los resultados que desean”, concluye.