¿Por qué producir erizo y loco? USS forma parte de programa pionero en el país

20 de septiembre de 2017

Su objetivo es darle sustentabilidad a la pesca artesanal, asegurando un abastecimiento permanente y sostenido al mercado nacional e internacional. La iniciativa contempla una inversión público-privada por más de 2 mil 800 millones de pesos. 

 

En dependencias de la tradicional caleta de Angelmó en Puerto Montt se dio inicio al Programa Tecnológico de Producción de Semillas y Repoblamiento de Erizo Rojo y Loco, el cual busca repoblar las áreas de manejo de la pesca artesanal con estos recursos, a fin de darle sustentabilidad a la actividad y asegurar un abastecimiento permanente y sostenido al mercado nacional e internacional.

La iniciativa, que forma parte de la Hoja de Ruta del Programa ChileTransforma, tiene una ejecución proyectada a seis años, con una inversión público-privada superior a los $2.800 millones, de los cuales Corfo aporta el 70%.

El programa se encuentra dividido en dos etapas, con un portafolio de proyectos entre los cuales destacan: producción de semillas y repoblamiento en áreas de manejo, mejoramiento de la calidad comercial del erizo, elaboración de dietas y masificación y transferencia del paquete tecnológico de producción de semillas de erizo y repoblamiento de erizo y loco.

“Creemos que trabajos colaborativos entre instituciones permiten una transferencia de conocimiento sumamente significativa para asegurar, en este caso, la producción de semillas y repoblamiento de erizo y loco. Es fundamental, además, para que se pueda potenciar una actividad productiva de suma importancia y, para que desde regiones, contribuyamos juntos al desarrollo del país ”, comentó José Guillermo Leay, vicerrector de la Universidad San Sebastián, Sede De la Patagonia.

Erizo y loco

Bajo este contexto, la Universidad San Sebastián juega un rol fundamental de vigilancia sanitaria en la producción de erizo. ¿En qué consiste? A través de un acompañamiento continuo, la sede De la Patagonia USS participará con investigadores que visitarán los centros de cultivo, tomando muestras que posteriormente serán analizadas en laboratorios especializados. Esto, con el fin asegurar el saludable desarrollo de los erizos.

“Existe casi nula información respecto a las patologías que pueden gestarse en los mismos erizos. Por lo mismo, nuestra tarea resulta de vital importancia para lograr su óptimo crecimiento, asegurar su calidad y una producción adecuada para su posterior comercialización. Para ello, ya se han delineado planes de contención como también peritajes para estudiarlos con el fin de crear material documental respecto a estos equinoideos”, argumentó Marcos Godoy, director del proyecto de Monitoreo del Estado Sanitario del Cultivo de Erizo Rojo en Condiciones Controladas, el cual es liderado por la Universidad San Sebastián.

Además, la Universidad capacitará a los operadores de cultivos con el objetivo de que puedan enfrentar posibles situaciones que se generen en torno al erizo rojo. De igual manera, la sede De la Patagonia estará a cargo de elaborar un manual con definiciones, procedimientos y protocolos que puedan guiar ciertas acciones. Godoy comenta que la idea no es apoderarse de la información, sino que sea compartida y de conocimiento público. Para ello, están trabajando en una plataforma web que permita acceder a los estudios, investigaciones, publicaciones, videos y artículos relacionados al trabajo que se realizará en torno a esta vigilancia sanitaria.

Cabe destacar que la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento impulsada por el gobierno estableció como una de las prioridades al sector Pesca y Acuicultura y comprometió la implementación de un programa Corfo para la productividad y diversificación de la pesca artesanal y semiindustrial, con un foco en la sustentabilidad en el uso de los recursos.

De esta manera, a través de la Gerencia de Capacidades Tecnológicas de Corfo, se puso a disposición de la industria y la academia orientadas al área acuícola y pesquera, el instrumento denominado Programa Tecnológico de Diversificación Acuícola, cuyo objetivo es promover la diversificación sustentable de la acuicultura en Chile. Este último se adjudicó en 2016 el Programa de Erizo Rojo y Loco, liderado por la Universidad Arturo Prat, junto a un grupo de co-ejectores y asociados, como la Universidad San Sebastián, U. de Antofagasta, Santo Tomás, de Los Lagos, de Magallanes, SCM Minera Los Pelambres y Chileseafoods Comercial SPA.