Inicio del año escolar

07 de marzo de 2018

Para que la inestabilidad emocional no se desborde en los niños, debemos primero elaborar con ellos las inquietudes relacionadas con el colegio y responderles en virtud de lo que les preocupa realmente.

PRIMER DIA DE CLASES

El ingreso a clases tras intensos días de vacaciones puede resultar una experiencia difícil sobre todo para los más pequeños. Este momento no sólo implica nuevas responsabilidades, sino que además involucrarse con nuevos compañeros, reencontrarse con los antiguos y asumir una reestructuración de los horarios que en período estival solían ser más permisivos.

Javiera HernándezSin embargo, siempre que nos anticipemos, podemos hacer que este hito se visualice mejor, si logramos normalizarlo y si nivelamos los indicadores de ansiedad en los hijos.

Para que la inestabilidad emocional no se desborde en los niños, debemos primero elaborar con ellos las inquietudes relacionadas con el colegio y responderles en virtud de lo que les preocupa realmente, no haciendo hincapié en situaciones estresantes como pruebas, ni poniendo como ejemplo los problemas de convivencia que pueden ir apareciendo. No se trata de mentir, sino de motivar y de evitar las creencias irracionales que surgen antes del ingreso a clases.

Enfocar el diálogo en lo positivo que es aprender y el propósito que tiene estudiar es crucial para darle sentido al mundo escolar.

Por otro lado, es bueno recuperar rutinas, comenzar a instalar horarios para comer, dormir y para divertirse, pues la idea es que descansen lo suficiente para asumir los días escolares con energía y decisión.

Si se trata de niños que recién se escolarizan, puede resultar más complejo, ya que la ansiedad es compartida también por los padres. Para dar solución a ello, es bueno darse el tiempo para familiarizarse con el establecimiento. Pasar por afuera del lugar y explicar de qué se trata es un primer paso para que no haya problemas emocionales el primer día. Enfocar el diálogo en lo positivo que es aprender y el propósito que tiene estudiar es crucial para darle sentido al mundo escolar.

Javiera Hernández
Coordinadora de Formación Integral
Universidad San Sebastián, sede Concepción

Vea la columna en diario Concepción