No hay más secreto que la calidad

03 de enero de 2018

Cambios en el instrumento de selección y la incorporación de nuevas variables de poco servirán si no se centran los esfuerzos en los primeros años de formación sobre todo de aquellos niños con menos acceso a capital cultural.

escolares-chile

Semanas de incertidumbre viven las familias de los miles de jóvenes que rindieron la Prueba de Selección Universitaria y que postularon a una de las 104 mil vacantes que ofrecen las 39 universidades adscritas al Sistema Único de Admisión, SUA. Los resultados de la primera selección serán publicados el jueves 18 de enero, generando tranquilidad en muchos jóvenes que por fin conocerán cuál será el camino que definirá su futuro profesional.

Sergio-CastroEste año, como siempre ocurre, el proceso ha reflejado las inequidades que nuestra educación básica y media no han logrado superar. Los estudiantes provenientes de colegios municipales obtuvieron puntajes ostensiblemente menores que aquellos que egresaron de establecimientos particulares pagados, lo que disminuye sus posibilidades de elección. A pesar de los esfuerzos por implementar nuevos mecanismos que permitan dotar de mayores niveles de equidad al sistema, como el ranking, aún tenemos grandes brechas entre los postulantes dependiendo de su nivel socioeconómico. Aquello no se revolverá mientras no se ponga el énfasis en lo verdaderamente relevante: la calidad de la educación inicial. Cambios en el instrumento de selección y la incorporación de nuevas variables de poco servirán si no se centran los esfuerzos en los primeros años de formación sobre todo de aquellos niños con menos acceso a capital cultural.

A pesar de los esfuerzos por implementar nuevos mecanismos que permitan dotar de mayores niveles de equidad al sistema, como el ranking, aún tenemos grandes brechas entre los postulantes dependiendo de su nivel socioeconómico.

Tenemos la certeza de que para abordar este desafío, lo fundamental es detectar las fortalezas y debilidades de cada establecimiento y en todos los niveles con el objetivo de procurar aprendizajes significativos en los estudiantes.

En el caso de la educación superior, los procesos de acreditación institucional y de carreras han permitido que las casas de estudios sistematicen mucha información y desarrollen planes de mejora continua que redundan en la formación de pregrado.

Los resultados de estos procesos están disponibles para que los estudiantes, con el apoyo de sus familias, tomen una decisión informada y basada en parámetros objetivos. Así, la calidad de una universidad y de sus programas es medible de acuerdo a la normativa vigente y puede ser constatada por los postulantes.

En nuestro caso, con cinco años de acreditación institucional en tres áreas, hemos desarrollado un plan de certificación de carreras que ha logrado excelentes resultados. Destacan Medicina Veterinaria y Odontología con la máxima acreditación, es decir, siete años, y varios otros programas en las áreas de salud, educación e ingeniería con seis años.

Cada establecimiento educacional, e incluso cada profesor, debería hacer un diagnóstico de su trabajo y evaluar cuáles son las oportunidades de mejora para estimular los talentos que, sin duda, están distribuidos en todos los segmentos socioeconómicos

No obstante, para avanzar en la preparación de profesionales que deberán enfrentar un mundo cada vez más cambiante y que requiere a personas formadas para adaptarse a una revolución tecnológica extraordinaria, no es suficiente que las universidades se preocupen por la calidad. La formación debe mejorar desde los primeros años.

Cada establecimiento educacional, e incluso cada profesor, debería hacer un diagnóstico de su trabajo y evaluar cuáles son las oportunidades de mejora para estimular los talentos que, sin duda, están distribuidos en todos los segmentos socioeconómicos. Necesitamos profesionales con capacidad de autocrítica y comprometidos con su vocación para mejorar la educación desde el aula, pues en el desafío de lograr mayor equidad la receta parte por enfocarse en la calidad. Y eso en todos los niveles, desde la educación pre básica hasta la superior.

Sergio Castro Alfaro
Vicerrector Sede Concepción
Universidad San Sebastián

Vea la columna en diario El Sur

Chat
Te llamamos
Hemos recibido tu solicitud, pronto te llamaremos

Solicitar llamada