¿Conoces la relación que existe entre el corazón y las encías?

04 de septiembre de 2019

La periodontitis y sus respectivas bacterias mantienen un estado de defensa e inflamatorio constante, jugando así un rol en la formación de ateromas, aumentando el riesgo de hipertensión y accidentes vasculares cerebrales.

Conoces la relación que existe entre el corazón y las encías

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) contemplan una variada gama de desórdenes, tanto del corazón como del sistema vascular que provee de sangre al mismo, al cerebro y otros órganos vitales y existe una fundada relación entre las enfermedades de las encías y las ECV.

Marcelo Fernández 1La periodontitis es una enfermedad inflamatoria crónica asociada a la placa o biofilm bacteriano, que se caracteriza por la destrucción progresiva del aparato de soporte de los dientes. Se manifiesta, entre otros síntomas, a través de pérdida de hueso alveolar y sangramiento, terminando con la pérdida de dientes, lo que constituye un problema de salud pública, pues afecta la capacidad para masticar, genera problemas estéticos, inadecuación social y, por lo tanto, una disminución de la calidad de vida de los pacientes afectados.

Para explicar esta relación, se puede decir que los niveles de inflamación sistémica aumentan ante la presencia de la infección propia de la periodontitis. Además, las bacterias que destruyen los tejidos que soportan los dientes, invaden también el sistema circulatorio, llegando a alojarse al interior de vasos sanguíneos, lo que activa la formación de trombos.

Las bacterias que destruyen los tejidos que soportan los dientes, invaden también el sistema circulatorio, llegando a alojarse al interior de vasos sanguíneos, lo que activa la formación de trombos.

 Por lo tanto, la periodontitis y sus respectivas bacterias mantienen un estado de defensa e inflamatorio constante, jugando así un rol en la formación de ateromas, aumentando el riesgo de hipertensión y accidentes vasculares cerebrales.

La infección bacteriana es la causa principal de la periodontitis, sin embargo, también influyen el tabaco, el estado de salud general y los hábitos de higiene; afortunadamente existen maneras efectivas para el control de estos factores.

El paciente debe autocontrolar la placa bacteriana y consultar oportunamente al odontólogo, quien realizará un adecuado diagnóstico y establecerá el tratamiento, que podría contemplar limpiezas, una instrucción de higiene personalizada y, en ciertos casos, la interconsulta con especialistas para tratar las manifestaciones más severas de la enfermedad y su manejo futuro.

Marcelo Fernández Sagredo
Académico de la Facultad de Odontología
Universidad San Sebastián

Vea la columna en La Estrella de Concepción