Cuidado bucal: Que el cuesco de la aceituna no te arruine el 18

13 de septiembre de 2019

El alcohol y los alimentos dieciocheros pueden dañar seriamente tu dentadura, sobre todo si dejas de lado el cuidado bucal. Hasta una inocente aceituna te puede jugar una mala pasada. 

cuidado bucal fiestas patrias

Choripanes, anticuchos, empanadas, terremotos, chicha. La lista suma y sigue, al igual que los eventuales contratiempos que las comidas típicas del 18 suelen causar en el organismo. Más allá de dolores estomacales, el consumo de alimentos duros puede provocar -incluso- fracturas dentarias o heridas en las partes blandas de la boca.

carlos-moreira¿Qué precauciones tomar? “Las medidas se enmarcan en no descuidar la higiene bucal, estar atento al cepillado y uso de elementos adicionales como la seda dental”, apunta Carlos Moreira, director de la carrera de Odontología de la Universidad San Sebastián, sede Santiago. “En general, los alimentos ricos en carbohidratos fermentables (masas) son dañinos para los dientes, también lo es el consumo de bebidas carbonatadas (altas en azúcares). Las carnes muy fibrosas pueden dejar fragmentos entre las piezas dentarias provocando inflamación de las encías”.

El vino y el alcohol, por su parte, tienen efecto directo en los dientes. “En el caso de los vinos tintos, debido a su pigmentación oscura, puede teñir los dientes sobre todo cuando hay un consumo en exceso. Siempre que se tome vino tinto se aconseja tomar agua entre copas para evitar que el pigmento quede por periodos largos en la superficie dentaria”, aclara Moreira.  “El alcohol en general puede producir resequedad de las mucosas bucales cuando es consumido por largo tiempo, por eso, sumado a las consecuencias sistémicas, se aconseja consumirlo con precaución”.

Un “pequeño-gran” enemigo del cuidado bucal

Por increíble que parezca, la tradicional empanada puede transformarse en un insufrible dolor de cabeza si no tenemos cuidado con uno de sus más insignes ingredientes: la aceituna. “En el caso de la aceituna, específicamente su cuesco, así como todo alimento con alta dureza, puede producir daño cuando se mastica de forma inadecuada (sin control), sobre todo en dientes posteriores. Inclusive puede producir fractura dentaria”, detalla el académico.

“Aunque no es algo muy habitual, en el caso que ocurra, se debe consultar de forma inmediata con el cirujano dentista para evaluación y tratamiento odontológico, que puede variar dependiente del tipo y extensión de la fractura”, finaliza.