equipo-grupo-manos-001
Noticias
Jueves 16 Junio 2016

Asociatividad ofrece múltiples ventajas para los negocios en formación

Se debe asumir que resulta complejo unir voluntades, delinear proyectos y reunir recursos de forma mancomunada. Lo anterior implica como primer desafío derribar las barreras de desconfianza, proceso que requiere un arduo trabajo.

 

Dentro de las múltiples formas de potenciar un negocio en desarrollo, la tendencia de la asociatividad posee ciertas ventajas que la diferencian de otras estrategias, las cuales son dignas de ser analizadas tanto por la existencia de instrumentos de fomento que buscan su desarrollo, como por la variedad de planes de acción que representan.

Felipe-Parra-USSSi bien la idea no es nueva (el concepto de economías de aglomeración de distintas variables cuenta con más de cien años), el desafío está en implementar este modelo ante el escenario político, social, medioambiental y tecnológico actual.

Para aproximarse al proceso de asociatividad empresarial se debe tener claridad de la complejidad de unir voluntades, delinear proyectos y reunir recursos de forma mancomunada, lo cual implica como primer desafío derribar barreras de desconfianza, proceso que requiere un arduo trabajo, pero que una vez superado puede impulsar una serie de beneficios que apuntan a mejorar las condiciones de la empresa como también del entorno de ésta.

Se debe tener claridad de la complejidad de unir voluntades, delinear proyectos y reunir recursos de forma mancomunada, lo cual implica como primer desafío derribar barreras de desconfianza.

Acciones en conjunto

Por ejemplo, en una PYME productiva, las economías de escala, entendidas como ventajas en relación a los costos de producción que se obtienen en proporción al aumento de cantidades producidas, se hacen difíciles de alcanzar en la medida que la empresa no cuenta con recursos para invertir ni con el tamaño necesario. Esto puede ser abordado en estas instancias asociativas, con el ánimo de generar productos estándares o de menor costo unitario.

Asimismo, la contratación de un servicio profesional (diseño, contabilidad, marketing digital, etc.) puede ser enfrentado de forma asociativa, como también la compra de materias primas, abaratando costos en relación a una compra individual. También se puede considerar el ampliar territorialmente el alcance a través de los distintos participantes de la organización. Otra alternativa es la ventaja de poder establecerse en un punto, virtual o físico, que permita reunir a oferentes para dar respuesta a la búsqueda de variedad, lo cual puede ser una vitrina, una página web, una feria itinerante o giras feriales como las que se realizan en la región con frecuencia y que buscan acercarse a los centros comerciales donde hay alto flujo de potenciales clientes.

El poder postular a financiamiento también se puede ver afectado de forma positiva al participar de una instancia de este tipo.

Finalmente, el poder postular a financiamiento también se puede ver afectado de forma positiva al participar de una instancia de este tipo; por ejemplo, como respaldo para la labor de la empresa (soy parte de este grupo, el cual tiene cierto estándar, trabaja con este tipo de protocolos, etc.) como también para postular de forma asociativa, o usar los fondos especiales que buscan fomentar este tipo de desarrollo apuntando a mejorar el nivel de las inversiones, (Nodos para la Competitividad, Fondos para Negocios Asociativos, Fortalecimiento de Asociaciones y Gremios, Proyectos Asociativos de Fomento, Redes de Oportunidades de Negocios, entre otros programas que actualmente se encuentran activos en la plataforma piloto de Programas y Financiamiento de Fomento y Desarrollo para la Región del Bío Bío).

Ejemplos en Bío Bío

Ejemplo de lo antes expuesto son dos incipientes cooperativas de la región que se encuentran desarrollando un modelo de negocio asociativo que le permita potenciar el trabajo de sus socios, proveedores y clientes.

Por una parte, están los mueblistas del sector de Cosmito camino a Penco, que se encuentran en una ardua búsqueda de un espacio que les permita reunirse físicamente en torno al concepto del Pueblito del Mueble, espacio que apunta a ser un punto de comercialización y servicios asociado a muebles y productos del rubro, como también espacios de esparcimiento y comida.

Por otro lado y al sur del río Bío Bío, la Cooperativa Artemueble, compuesta por artesanos de San Pedro de la Paz, Coronel y Lota, está desarrollando una estrategia asociada a una vitrina común para sus socios, la cual puede ser digital o presencial y que permita ofrecer proyectos de implementación de espacios para hogar y organizaciones.

Dentro de estos dos ejemplos, cada socio debió vivir un proceso de discernimiento, evaluación del modelo y participación de reuniones de trabajo, pago de cuotas, visitas a otras cooperativas y capacitaciones, por lo tanto, se evidencia que se debe invertir más que recursos monetarios para ser parte de cada modelo. Independiente la estrategia, cabe preguntarse si la asociatividad puede ser una vía de desarrollo del negocio, siempre y cuando ayude a alcanzar los objetivos que la empresa como tal busca.

Felipe Parra Muñoz
Académico de la Facultad de Psicología
Universidad San Sebastián

Vea el artículo en diario Concepción.