Ingeniería-Civil
Noticias
Martes 19 Abril 2016

¿Eres ingeniero? Deberías poner atención en tu capacidad para reflexionar

Actualmente las empresas se encuentran buscando ingenieros que sepan reflexionar porque muchos de los problemas que hoy tienen se deben a aspectos sociales y no a la capacidad técnica. Decano de la Facultad de Ingeniería y Tecnología, Pedro Ramírez, analiza la importancia de estas habilidades.

En conversación con revista América Economía, Pedro Ramírez Glade, decano de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad San Sebastián, habló sobre los desafíos y los nuevos roles que buscan las empresas en los ingenieros.

Pedro-RamirezPara el académico, “las empresas buscan satisfacer a sus clientes, además de productividad y sustentabilidad, cuidando los aspectos económicos y ambientales. Cada vez buscan más el bienestar de sus equipos. Por lo tanto, necesitan ingenieros que aporten en esta línea”.

- ¿Qué importancia tienen las habilidades blandas en su formación?

Las habilidades blandas en el trabajo son fundamentales para que un ingeniero pueda desplegar todo su potencial. Visto de forma simple, una persona que no sabe expresarse bien, aunque tenga razón en un determinado tema, difícilmente podrá convencer a otros sobre su propuesta de solución. Si una persona no es capaz de entender puntos de vista diferentes y no es capaz de aceptar la posibilidad de que finalmente se tome una decisión de consenso que no respeta del todo su posición personal, se convertirá en una dificultad para el grupo de trabajo.

Es muy difícil tener una actitud de colaboración, positiva y proactiva en un ambiente negativo, y eso es meramente parte de nuestra naturaleza humana en su aspecto social, no se trata de ser un buen o mal profesional técnicamente.

Existen variados estudios que muestran cómo el ambiente laboral es una limitante severa para el desarrollo de las personas que trabajan en él. En un mal ambiente social, las personas no entregan lo mejor de sí, y ese mal ambiente no se genera por cuestiones técnicas normalmente, sino por la forma en que se dan las relaciones entre personas. Es muy difícil tener una actitud de colaboración, positiva y proactiva en un ambiente negativo, y eso es meramente parte de nuestra naturaleza humana en su aspecto social, no se trata de ser un buen o mal profesional técnicamente. Las habilidades de liderazgo, comunicación, trabajo en equipo, empatía, son aspectos fundamentales. Esto es lo que la empresa moderna demanda de los ingenieros.

- ¿Qué buscan las empresas de los ingenieros?

Las empresas buscan satisfacer a sus clientes, además de productividad y sustentabilidad, cuidando los aspectos económicos y ambientales. Cada vez buscan más el bienestar de sus equipos. Por lo tanto, necesitan ingenieros que aporten en esta línea. Esto pasa porque sean ingenieros integrales, capaces de agregar valor y hacer aportes a la organización. Buscan un profesional que sea capaz de enfrentar la ingeniería con un sentido mayor de inclusión, entendiendo esto como la necesidad de sociabilizar los distintos aspectos de los proyectos, aportando no sólo en el ámbito técnico, sino que en los procesos donde estén involucradas las comunidades afectas a estos proyectos y las condiciones del entorno, dando respuestas efectivas ante estas condiciones. Se busca un ingeniero con visión de futuro y adaptable al entorno.

Hoy la formación de los ingenieros debe ir también alineada a la capacidad de aprendizaje y adaptación a nuevas situaciones.

- ¿Cómo ha cambiado el ingeniero con el paso del tiempo?

El ingeniero, antiguamente, era educado para manejar un cuerpo de conocimientos propio de su especialidad, que aplicaría a lo largo de la vida. Hoy es imposible enseñar conocimientos que duren toda la vida, porque el ritmo de avance de estos conocimientos es tal, que muy pronto muchos de ellos quedan obsoletos, y porque la cantidad de conocimiento disponible es demasiada para poder enseñar todo durante una carrera. Por eso, hoy la formación de los ingenieros debe ir también alineada a la capacidad de aprendizaje y adaptación a nuevas situaciones. Por supuesto, se siguen entregando conocimientos y habilidades técnicas, pero lo que el profesional necesita realmente para su futuro es la capacidad de aprender lo que necesite, según los problemas que tenga a mano. Además, en el desarrollo de su profesión, el ingeniero ha debido aprender de aspectos sociales por la relación con las comunidades. Esto representa mayores desafíos para la especialidad, ya que nos obliga a conjugar lo técnico con lo social. La complejidad, en este aspecto, está en que a la labor central se incorporan más variables que debemos considerar y para las cuales debemos dar respuestas certeras y precisas, con evidencia para las comunidades.

Las profesiones deben estar al servicio de la sociedad, y si las acciones de un profesional impactan negativamente en ella, entonces no podemos decir que ese profesional está bien preparado.

- ¿Se necesitan ingenieros con una mirada más humanista y no tan sólo de negocios?

Sí. Es necesario que los ingenieros tengan la capacidad de reflexionar. Muchos de los problemas que hoy tienen las empresas se deben a aspectos sociales y no a la capacidad técnica. Las profesiones deben estar al servicio de la sociedad, y si las acciones de un profesional impactan negativamente en ella, entonces no podemos decir que ese profesional está bien preparado. Por ejemplo, una empresa que no cuestiona el impacto de sus productos en su uso o desecho, no está realmente en sintonía con las necesidades del mundo. La basura, por ejemplo, hoy es un gran problema, pero tenemos muchas empresas que no han pensado mayormente en el reciclaje o la reducción de desperdicio en sus embalajes. No debemos olvidar que el ingeniero debe tener las competencias de una persona-profesional en la técnica ingenieril inserto en la sociedad. Debe ser capaz de identificar las condiciones del entorno y hacerse parte de los procesos de mejora que pueda aportar de forma efectiva para el desarrollo del país. La seguridad de las personas, el cuidado del medioambiente, la participación ciudadana, la transparencia y la ética, son elementos que un ingeniero actual debe considerar en su gestión diaria.

Artículo gentileza de revista América Economía.