contaminacion-santiago-002
Noticias
Lunes 06 Julio 2015

El aire nuestro de cada día

La contaminación ambiental ha provocado una serie de episodios críticos concentrados en las dos últimas semanas, tanto en Santiago, como en otras ciudades del país. ¿Qué pasa con la calidad del aire que estamos inhalando?

 

La primera Emergencia Ambiental en dieciséis años –registrada el lunes 22 de junio– fue el punto culmine de las dos últimas semanas en la Región Metropolitana. Una serie de factores climáticos, de actividades coyunturales (traslados de los santiaguinos por la Copa América) y estructurales, empeoraron gravemente el aire de la ciudad.

Según consigna el diario La Tercera, el “tren de contaminación” registrado en las últimas dos semanas en la Región Metropolitana ha acumulado trece días seguidos de mala calidad del aire por altos índices de material particulado fino (MP 2,5), según lo estableció un análisis realizado por el Departamento de Física de la USACH, que recopiló los registros de la estación de monitoreo de calidad del aire de Cerro Navia, una de las que ha mostrado los mayores índices de polución este invierno.

De acuerdo al estudio, desde el jueves 18 de junio pasado hasta el día 30 del mismo mes, se han presentado episodios críticos contabilizados como una emergencia, siete preemergencias, tres alertas y dos días de aire de tipo “regular”.

La Región Metropolitana ha acumulado trece días seguidos de mala calidad del aire por altos índices de material particulado fino (MP 2,5)

Pero no es sólo una preocupación estacional. Marcelo Mena, subsecretario de Medio Ambiente, presentó la charla “La institucionalidad ambiental en un nuevo ciclo” en su participación en el Mes de la Ingeniería 2015 de la U. San Sebastián. En la ocasión, Mena contextualizó las normativas y planes de descontaminación en funcionamiento, así como la visión en cómo se está avanzando en estas materias en legislación, participación y la aplicación de nuevos impuestos.

“Hoy en día los problemas ambientales son altamente preocupantes para todos los chilenos. El principal problema en el mundo es la contaminación atmosférica, según la OMS y las encuestas que hemos realizado en distintas zonas de Chile. Hoy tenemos un compromiso de aumentar la fiscalización”, dijo el subsecretario.

Cuantificando la polución

De acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas en su Anuario de Parque de Vehículos en Circulación, hasta fines de 2014 en la Región Metropolitana concentraba 1.828.033 vehículos, con un ingreso anual de 300 mil adicionales en promedio. De este universo, sólo 48 mil autos no están equipados con convertidor catalítico.

Los investigadores de la U. de Santiago realizaron un inventario de contaminantes, y cuantificaron que en Santiago, cada año los vehículos generan 960 toneladas de material particulado fino (MP 2,5), cantidad que representa el 21% del total de 4.599 toneladas de este material que se emiten en la capital en ese periodo.

carolina_pizarro-150x150¿Qué es el material particulado fino MP 2,5? Carolina Pizarro, directora de la carrera de Ingeniería Civil en Biotecnología de USS Santiago, explicó que “en nuestra atmósfera y en nuestras ciudades existe un material particulado respirable como el polvo, el hollín, el cemento, las cenizas, partículas metálicas y otras. Éste material se divide según su tamaño en dos grupos principales, las MP10 (de diámetro igual o inferior a 10 micrómetros) y las MP 2,5 que están constituidas por partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros. Para formarnos una mejor idea, son cien veces más delgadas que un cabello humano”.

La profesora Pizarro, doctora en Biotecnología y especialista en manejo de residuos y sus efectos, precisó que “el origen de las MP 2,5 se encuentra en fuentes y procesos de la actividad humana, como en las emisiones de motores diésel en vehículos como en diferentes industrias, por lo que son de máxima peligrosidad para quienes se ven expuestos por su permeabilidad al torrente sanguíneo”.

El riesgo de la contaminación del aire encendió las alarmas en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según la OMS,  cada año mueren 4,3 millones de personas debido a la exposición a la contaminación del aire en interiores. Y 3,7 millones fallecen por la exposición a la contaminación del aire exterior.

En ese contexto, por primera vez la Asamblea Mundial de la Salud reunida en mayo pasado instó a sus delegados a adoptar una resolución destinada a hacer frente al impacto sanitario de la contaminación del aire, solicitando a la Secretaría de la OMS el reforzar su capacidad técnica para aplicar las directrices sobre la calidad del aire (WHO air quality guidelines) y sobre la calidad del aire en interiores (WHO indoor air quality guidelines). Además, la instancia solicitó realizar un análisis de los costos y beneficios de las medidas de mitigación, y hacer avanzar las investigaciones sobre los efectos de la contaminación del aire en la salud y sobre la eficacia de las medidas adoptadas.

Según la OMS,  cada año mueren 4,3 millones de personas debido a la exposición a la contaminación del aire en interiores. Y 3,7 millones fallecen por la exposición a la contaminación del aire exterior.

Carolina Pizarro, directora de la carrera de Ingeniería Civil en Biotecnología de USS Santiago, señaló que “para el caso de Santiago, hoy se está discutiendo sobre una restricción vehicular inteligente, aplicada según antigüedad y características de los automóviles. No obstante el impacto de esta medida en la baja de emisiones, por sobre todo influyen las emisiones de fuentes fijas industriales y la calefacción a leña, esta última determinante en la contaminación en ciudades del sur del país. Cuánto bajen las concentraciones depende, además, de las condiciones meteorológicas que en la capital han sido adversas para mejorar la ventilación de la cuenca”.

Conoce los Planes de Descontaminación Atmosférica del Ministerio del Medio Ambiente