voz
Noticias
Viernes 17 Abril 2015

La importancia de los cuidados de la voz

La voz acompaña a las personas desde que nacen, el llanto es una de las primeras conexiones con el mundo, una de las primeras formas de comunicación, aparece inconsciente y potente. Nunca deja se usarse para expresa ideas y emociones, ya sea conversando, cantando, alertando, actuando o gritando.

 

Solamente con escuchar una voz, sin ver a la persona, podemos saber si es hombre o mujer, si es niño, adulto o anciano, si está contento o triste. También es parte de nuestra identidad, cada uno de nosotros tiene una voz característica, por no decir única, por la cual se nos puede reconocer. Además, hay muchas personas para las que la voz es su principal herramienta de trabajo, actores, cantantes, telefonistas y locutores”, comenta Juan Carlos González, académico de Fonoaudiología, Universidad San Sebastián.

Sin embargo, se tiene poca conciencia de la importancia y cuidados de este valioso instrumento. Por ello, el pasado 16 de abril se celebró el Día Mundial de la Voz, iniciativa de la Federación de Sociedades de Otorrinolaringología con el fin de que las personas reflexionen sobre el uso correcto de la voz como instrumento valioso de comunicación e informar sobre hábitos saludables para cuidarla y sobre medidas de prevención para evitar patologías.

gonzalez_juan_carlos-150x150Las personas usan la voz día y día y es probable que no tengan dificultades vocales, sin embargo pueden presentarse cuando la utilicen a un mayor volumen de lo habitual por un período prolongado de tiempo.

“La voz es un acto motor, en el cual se encuentran involucrados diversos músculos, los cuales al ser enfrentados a un trabajo vocal intenso o extenso, tienden a cansarse. Es como trotar, si uno corre una gran distancia no es lo mismo que caminar esa misma distancia. Lo mismo sucede con la voz, la musculatura que la produce puede fatigarse y la persona tendrá que hacer un mayor esfuerzo para producir voz, esto puede aumentar el roce entre los pliegues vocales, provocando daño en el tejido con el correr del tiempo”, comenta el especialista.

La voz es un acto motor, en el cual se encuentran involucrados diversos músculos, los cuales al ser enfrentados a un trabajo vocal intenso o extenso, tienden a cansarse.

Entre las patologías que se pueden presentar están las funcionales, que no originan daño en el tejido y si se pesquisan a tiempo pueden ser tratadas por el fonoaudiólogo, previniendo la generación de un problema mayor.

De acuerdo a Juan Carlos González, “si los problemas funcionales llevan a un daño de tipo orgánico tendríamos una patología orgánica de origen funcional. Estas lesiones deben tener un tratamiento que puede ser solamente fonoaudiológico o médico quirúrgico y fonoaudiológico. Lo importante no es eliminar la patología, sino que la persona obtenga la técnica vocal adecuada que permita que el problema no vuelva a aparecer, ya que si continúa con el mismo comportamiento vocal, lo más probable es que la patología vuelva a aparecer”.

“La prevención más importante sería conocer nuestro órgano vocal y tener claras las capacidades vocales que tenemos, estar atentos a cualquier cambio desfavorable en la voz y si sucede acudir a un especialista. Las recomendaciones o ejercicios van a depender de cada actividad y de cada persona en particular y sería inadecuado generalizarlos”, agrega el académico.

Recomendaciones

Finalmente el académico de la Universidad San Sebastián entrega los siguientes consejos para cuidar la voz:

1.- En el caso de actores y cantantes deben conocer bien sus capacidades vocales, su registro, entre qué notas están cómodos e intentar mantenerse dentro de ellas sin esforzar la laringe intentando producir sonidos en los que no se siente comodidad.

2.- Deben realizar un buen calentamiento vocal antes de ensayos y presentaciones, y luego hacer un enfriamiento vocal, calmar la musculatura que interviene en la producción de la voz tras el esfuerzo intenso.

3.- Las personas deben estar al tanto de las normas de higiene vocal, ya que su conducta y hábitos pueden afectar el desempeño vocal, entre estos factores están las horas de sueño, cantidad y tipo de comida, uso de medicamentos para “mejorar” el rendimiento vocal, uso de voz a alta intensidad cuando no es necesario, consumo de tabaco, y alcohol, entre otros.

4.- Lo más importante es el autocuidado, sobre todo cuando la voz es la principal herramienta de trabajo.

Vanessa Sola C.
Prensa USS