Imagen evaluación psicológica
Noticias
Martes 07 Abril 2015

La importancia de las evaluaciones psicológicas

Debido al caso del copiloto que habría estrellado deliberadamente el avión de Germanwings en los Alpes franceses el pasado 24 de marzo, cobraron relevancia las pruebas psicológicas para corroborar la idoneidad de una persona cuando postula a un puesto de trabajo.

Fuente imagen: http://it.wikipedia.org

Todo indica que debido a trastornos psicológicos, el piloto Andreas Lubitz provocó la tragedia del avión alemán, en el que fallecieron 149 personas.

Debido a los antecedentes que ha arrojado la investigación, el copiloto de la aeronave ya había sufrido un episodio de depresión grave en 2009, por lo que suspendió su adiestramiento durante seis meses, tras lo cual retomó su formación. Sin embargo, sus antecedentes clínicos indican que sufría depresión y que había presentado tendencias suicidas.

Pese a que las compañías aéreas aseguran que Lubitz superó todas las pruebas para obtener su licencia, que nunca evidenció problemas de salud, y que además ocultó su licencia el día del siniestro, queda la duda sobre la posibilidad de vulnerar las pruebas psicológicas, especialmente para desempeñar cargos de alta complejidad y que involucran la vida de personas.

Hay distintas posturas al respecto entre de los profesionales de la salud mental, ya que algunos postulan que es imposible vulnerar y manipular estas pruebas, mientras otros afirman que efectivamente son adulterables por parte del evaluado.

Para la académica de Psicología de la Universidad San Sebastián, María Rhode Durán, es posible vulnerar estos test, teniendo en cuenta que “a través de internet y las redes sociales, se puede acceder a pruebas de selección, y también a sitios donde especialistas responden consultas respecto a cómo enfrentar este tipo de evaluaciones. De esta forma, se pueden acomodar las respuestas para quedar en un puesto laboral”.

Las pruebas psicológicas por sí mismas muchas veces no son suficientes. Siempre es necesaria la entrevista clínica.

Sin embargo, la especialista USS explica que hay algunos cuadros o situaciones que no se pueden ocultar, específicamente por medio de la entrevista clínica.

Patologías más profundas como los trastornos de la personalidad, se pueden advertir en las entrevistas por las disonancias entre lo que la persona dice y cómo se expresa, y debido a situaciones que no calzan dentro de lo que está relatando. Por ejemplo, algunos elementos que arrojan los test y que no quedan claros, se pueden dilucidar y corroborar a través de la evaluación oral”, indica Durán.

En ese sentido, la docente afirma que “las pruebas psicológicas por sí mismas muchas veces no son suficientes. Siempre es necesaria la entrevista clínica, porque es la única forma de poder relacionar la información que entregan los test”.

En el caso de la depresión, María Rhode Durán señala que hay al menos tres clasificaciones: La depresión leve, que podría pasar inadvertida; la moderada, que es un poco más patente; y la profunda, generalmente acompañada de manifestaciones psicóticas o intentos suicidas, “que por supuesto es evidenciable y aparece en los test, a no ser que hayan sido manipulados. Pero por medio de la entrevista psicológica, es muy difícil que una depresión profunda no aparezca”.

A juicio de la psicóloga USS, una persona puede ingresar a un trabajo con una perfecta selección de personal, un buen estado emocional y mental, pero hay que tener en cuenta que en el tiempo pueden ocurrir situaciones que hacen fluctuar las emociones y llevar a estar susceptible a desarrollar algún cuadro mental patológico.

“Al contratar a una persona para labores de gran complejidad, se deben conocer todos sus antecedentes y aplicar mecanismos de monitoreo y evaluación permanente de su salud psicológica. Si bien los tratamientos multiprofesionales ayudan y pueden rescatar a las personas con trastornos del ánimo, éstas deben ser controladas regularmente, especialmente en trabajos que implican alto riesgo”, concluye la académica.

Giorgia Pagani
Prensa USS