Académica expuso sobre agua, Constitución y vida cotidiana

30 de diciembre de 2020

La Dra. Tatiana Celume participó en la quinta y última jornada de los Diálogos Constitucionales, que fueron organizados por la presidencia de la Comisión de Constitución del Senado y la Biblioteca del Congreso Nacional, donde abordó el tema del agua y la Carta Magna.

Académica expuso sobre agua, Constitución y vida cotidiana

Agua, Medio Ambiente y Nueva Constitución, fue el nombre que recibió la quinta jornada de los Diálogos Constitucionales, instancia organizada por la Comisión de Constitución del Senado y la Biblioteca del Congreso Nacional en la que intervinieron la Dra. Tatiana Celume, docente de la Facultad de Derecho y Gobierno de la Universidad San Sebastián junto a los docentes de la Universidad de Chile, Ana Lya Uriarte y Alberto Coddou.

tatiana CelumeRespecto a cómo la regulación de las aguas afecta la vida cotidiana de las personas, la académica de Derecho de la USS señaló que actualmente “el Estado tiene muy pocas atribuciones. En época de extrema sequía, por ejemplo, el rol del Estado es subsidiario, por cuanto solo puede intervenir la cuenca en caso de que los privados no se pongan de acuerdo”.

También planteó un problema que es crucial y que tiene que ver con el acceso al agua potable rural, “porque si no tenemos cubierta y asegurada el agua potable rural, no sacamos nada con consagrar este derecho en la Constitución. Además, hay un vacío importante respecto al manejo de las aguas lluvia, puesto que fruto de la excesiva edificación, la permeabilidad de las ciudades ha disminuido y éstas no encuentran el sitio para infiltrarse adecuadamente”.

La docente indicó que “lo anterior ocasiona que fluyan hacia los alcantarillados, saturando su capacidad, teniendo que, posteriormente, ser evacuadas a las fuentes naturales (ríos o lagos) mezcladas con las aguas servidas. Respecto de las aguas servidas tratadas, existe un vacío en virtud del cual, éstas al ser consideradas “derrames” han ingresado al tráfico jurídico privado de los prestadores de servicios sanitarios, los que en reiteradas ocasiones las han transferido a empresas que prestan servicios fuera del ámbito de la cuenca, secando éstas últimas”.

Protección del agua

Tatiana Celume indicó que una Nueva Constitución debiera incluir “la priorización del uso para el consumo humano y un modelo cooperativo en el uso y gestión del agua. También es importante que la Constitución defina el derecho de aprovechamiento, sus características, su destinación a un uso específico, sus causales de extinción y de caducidad y que se refiera al régimen público del agua. Asimismo, es fundamental establecer un régimen económico y financiero del agua”.

Finalmente mencionó “el principio de unidad hidrológica que tiene su implicancia con el uso de aguas servidas tratadas y las aguas desalinizadas.  En ese sentido, hay que entender que el agua pertenece a una cuenca no podemos llegar y quitarla y llevarla a otra. Además, hay que regular el uso ecológico y ancestral del agua junto con crear demarcaciones y la planificación hidrológica de las cuencas”.