Sede Valdivia realiza teleconsultas a pacientes de alto riesgo

14 de diciembre de 2021

Proyecto colaborativo de Vinculación con el Medio (VcM) de la U. San Sebastián considera 120 teleconsultas a pacientes de Valdivia y Panguipulli, entre los 18 y los 75 años de edad, a cargo de equipos de Fonoaudiología y Nutrición y Dietética.

 

Para aportar en la calidad de vida de pacientes de alto riesgo, estudiantes y académicos de las carreras de Fonoaudiología y Nutrición y Dietética de la Universidad San Sebastián, sede Valdivia, se han propuesto a través del proyecto Dándole la vuelta al Coronavirus en 180°, realizar 120 teleconsultas de especialidad, en alianza con Fundación Oncológica de Valdivia (FONVAL) y el Centro de Diálisis Nephrocare S.A – de Panguipulli.

Para reducir el impacto que ha causado la paralización de los controles nutricionales y fonoaudiológicos asociados a la pandemia por Covid-19, estudiantes y académicos de la Casa de Estudios realizan teleatenciones especializadas a personas con cáncer y enfermedad renal crónica terminal; proyecto que además ha permitido el avance académico de internados clínicos de estudiantes de último año.

“A esto hay que sumar otros antecedentes, como lo indicado por la Sociedad Chilena de Cirugía Bariátrica y Metabólica (SCCBM), sobre el aumento de 300 mil a más de 600 mil de pacientes obesos mórbidos producto de la reducción de movimiento y actividad física, asociados al incremento en la ingesta calórica durante el período de confinamiento”, comenta Marion Guerrero, académica investigadora de la carrera de Nutrición y Dietética y líder del proyecto.

“Los pacientes con enfermedad renal crónica terminal que están en tratamiento de hemodiálisis y peritoneodiálisis, y que deben asistir en forma periódica a un centro clínico especializado, han visto reducido el apoyo clínico nutricional que reciben y que es fundamental para evitar descompensación metabólica con la consecuente hospitalización del paciente. El apoyo nutricional oportuno y constante, es fundamental en este proceso, ya que al evitar hospitalizaciones se liberan camas y a su vez se evitan contagios por Covid-19 en este grupo tan vulnerable de pacientes”.

Enfoque proactivo

Por otra parte, “los pacientes oncológicos también presentan dificultades comunicativas, sobre todo aquellos que tienen tumores localizados en cabeza y/o cuello, alterando las estructuras laríngeas y orofaciales, las cuales son fundamentales para la producción vocal, articulatoria y comunicativa en general”, agrega Francisca Jarpa, académica de Fonoaudiología.

“El tratamiento en general tiene un enfoque proactivo, en que el paciente debe ejercitar y utilizar ampliamente los mecanismos deglutorios. En ese sentido, la premisa central de la terapia proactiva es la de mitigar el desgaste orofaríngeo estructural, muscular y el remodelamiento que ocurre incluso después de breves intervalos de desuso, permitiendo mejorar también la calidad de vida del paciente en cuanto a su alimentación”, puntualiza Jarpa.

Para Isabel Muñoz (74) paciente de FONVAL, “las teleatenciones coincidieron con mi mayor independencia, desde septiembre. Estoy bien, me he sentido cada vez mejor y puedo cocinar. Mis hijas me han ayudado mucho al igual que mi marido y estoy agradecida de todo el apoyo para mejorar mi alimentación; han sido muy amables y me han animado mucho”, cuenta.

“Desde hace algunos años hemos estado vinculados con la Universidad a través de diversos proyectos y han sido todos muy bienvenidos, como con Odontología. Lo que me parece interesante es la buena recepción de los pacientes y el compromiso de los estudiantes, ya que todo lo hacen con mucha pasión, no solo para cumplir con una asignatura, entregando un servicio social. En la pandemia hemos estado trabajando online de forma sistemática, y ha sido fundamental para tener informados a los pacientes de sus patologías y complicaciones y para convivir con la pandemia”, comenta César Troncoso, director ejecutivo de la Fundación Oncológica de Valdivia (FONVAL).

Para profundizar en el seguimiento y adherencia de los pacientes, se elaboró una base de datos y estadística de las atenciones y la adherencia a las teleatenciones, las que comenzaron en julio y terminan a fines de diciembre.