Solubag: Los sebastianos que buscan eliminar los plásticos de un solo uso

17 de diciembre de 2021

Reducir la contaminación producida por el plástico es la principal promesa de Solubag, una empresa creada por dos egresados de Ingeniería Comercial de la USS, quienes desarrollaron un material que al contacto con el agua es capaz de disolverse sin generar residuos. ¿Cómo lo hicieron? Acá puedes conocer su historia.

Cristian Olivares y Roberto Astete se conocieron en la sede Concepción de la Universidad San Sebastián cuando estudiaban Ingeniería Comercial. Ambos tuvieron siempre la inquietud del emprendimiento y si bien experimentaron en diversos rubros, fue con Solubag que encontraron la recompensa a tantos años de esfuerzo.

Nuestro producto llegó en un minuto clave para Chile y el mundo, puesto que se está normando el tratamiento de este tipo de desechos, a través de la ley REP, de la eliminación del uso de bolsas plásticas, por ejemplo”, explica Cristian Olivares, egresado de Ingeniería Comercial USS y socio de Solubag.

Solubag es una empresa que desarrolla bolsas y otros productos de un material hidrosoluble, lo que permite que se degraden en 5 segundos versus los 500 años que demora un plástico tradicional. El material no daña las especies marinas, no deja residuos tóxicos, y deja apta el agua para ser utilizada en regadío.

Video_Astete&Olivares

Hoy están presentes en Latinoamérica, en países como México, Canadá y Estados Unidos, y también en Europa, África y Oceanía, a través de productos como bolsas, film para envases, detergente en láminas y mascarillas.

Nuestro crecimiento fue explosivo y al comienzo no teníamos la capacidad de manejarlo, ni siquiera podíamos administrar la información porque recibíamos correos desde muchas partes y en gran volumen”, comenta Olivares. “Es muy valioso cuando alguien puede orientarte desde la experiencia, y a la vez puede abrirte las puertas”, dice.

El camino del emprendedor

Cristián y Roberto comenzaron en 2013 el camino para concretar este emprendimiento. Participaban en agrupaciones de emprendedores en Concepción, y en 2014 lograron desarrollar un detergente hidrosoluble que marca el punto de partida. A partir de esa fecha comienzan a sumarse nuevos socios, más inversionistas, y el 2017 consiguen la primera bolsa prototipo; desde esa fecha todo ha sido crecimiento.

Para ser emprendedor es muy importante ser resiliente. Cuando tienes un trabajo estable y el día 30 recibes tu sueldo, es muy sencillo estructurarse, pero para el emprendedor no existe esa posibilidad y de igual forma hay que pagar las cuentas, y es ahí donde cambia la perspectiva”, comenta Roberto Astete, sebastiano y socio de Solubag.

¿Qué vivencias podrían ser importantes para los estudiantes que hoy están en la USS? “Aprovechen la Universidad, creen redes de contacto, interactúen entre las carreras, la diversidad ayuda a generar nuevas y mejores ideas o proyectos, generar sinergias entre los alumnos hace posible dar soluciones con distintos puntos de vista” recalca.