¿Sabías que te pueden “secuestrar” el WhatsApp?

11 de agosto de 2022

Es la nueva “moda” entre los delincuentes. Sin que el usuario se percate, los hackers toman control de su WhatsApp y se relacionan con sus contactos para solicitar dinero y estafarlos. Académico de Ingeniería Civil Informática explica el modus operandi y entrega recomendaciones para evitarlo.

whatsapp

No es una práctica reciente, pero sí ha tomado mayor relevancia en las últimas semanas. Carabineros alertó sobre el actual modus operandi adoptado por estafadores, donde el WhatsApp es la gran “víctima”.

Los antisociales roban los perfiles o números de usuarios de la aplicación, haciéndose pasar por ellos y solicitando dinero a los contactos guardados. Comúnmente, piden realizar una transferencia bancaria para ayudar al usuario oficial que se encontraría en una emergencia. Obvio, todo es falso. Pero no es la única forma de operar.

“Cada cuenta de WhatsApp se asocia a una único número telefónico. Lo más común es que se realicen ataques a nivel de “Ingeniería social”, explica Mauricio Hidalgo, director de Ingeniería Civil Informática de la U. San Sebastián.

¿Cómo se concreta el secuestro?

“El delincuente llama a la víctima y la engaña a través de ‘una historia’, por ejemplo una falsa encuesta, intentando ganar la confianza de la víctima y obtener un código de verificación que se recibe a través de un SMS. Lamentablemente muchas personas caen en estos nuevos ‘cuentos del tío’ y, con la entrega del código, el delincuente logra vincular la cuenta de la víctima a su propio número telefónico, dejando “secuestrado” el WhatsApp de la persona.

¿Cuáles son los ataques más comunes mediante WhatsApp?

  • La solicitud de rescate: Esta modalidad es simplemente la solicitud de dinero a cambio de “devolver la cuenta”. El problema es que esto implica directamente “confiar en el delincuente”, por lo que no hay garantía de que esto funcione.
  • Suplantación de identidad: Bajo este prisma el delincuente continúa con la Ingeniería social y, usando la cuenta secuestrada, se pone en contacto con las personas del “círculo cercano” de la víctima solicitando, principalmente, dinero a través de transferencia.

 ¿Qué medidas preventiva puede tomar el usuario?

La medida más simple es no entregar ningún código ni clave a nadie o, más fácil aún, cortar la llamada a cualquier número que no conozca y solicite información. Adicionalmente, hay que estar preparado en caso que seamos víctimas de un robo o perdamos nuestro teléfono móvil. Por ejemplo, no guardar contactos bajo un nombre fácil de identificar para un tercero como son “mamá”, “tío”, “mejor amigo”, entre otros. Utilizar nombre y apellido de la persona hará difícil que un desconocido pueda identificar nuestros contactos cercanos.

Finalmente, es bueno recordar a su círculo de confianza que ante una emergencia no usará mensajería pues, en definitiva, el celular también permite hacer llamados y eso es mucho más efectivo cuando se desea solicitar ayuda.