USS fortalece hábitos de salud bucal en niños con Necesidades Educativas Especiales

09 de septiembre de 2021

Las carreras de Odontología y Pedagogía en Educación Diferencial realizan talleres de salud bucal a alumnos de la Escuela Diferencial E-791 de San Bernardo y sus familias, a fin de prevenir y pesquisar posibles patologías en menores que presentan problemas de habilidades cognitivas y de movilidad.

 

Con el objetivo de fomentar y aumentar el conocimiento en el cuidado de la salud oral en niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales para reducir la prevalencia de caries y enfermedad periodontal, como también pesquisar de manera oportuna con un modelo de intervención ajustado a sus necesidades, las carreras de Odontología y Pedagogía en Educación Diferencial de la Universidad San Sebastián ejecutaron la segunda etapa del proyecto colaborativo de Vinculación con el Medio Intervención Odontológica a niños con Necesidades Educativas Especiales.

Se trata de una iniciativa que se inició en 2018, consistente en talleres educativos especialmente orientados a niños que atiende la Escuela Diferencial E-791 de San Bernardo, quienes además de vivir en condiciones de alta vulnerabilidad, presentan problemas de habilidades cognitivas, comportamiento, movilidad, neuromusculares, movimientos corporales no controlados, reflujo gastroesofágico o convulsiones, que facilitan la aparición de problemas bucales.

En concreto, el equipo de Odontología está encargado del diseño del material técnico especializado para enseñar sobre hábitos y procedimientos para el cuidado de la salud bucal y el equipo de Pedagogía en Educación Diferencial desarrolló las adecuaciones necesarias para la entrega de los contenidos. Además, y producto de la pandemia, la capacitación se adaptó al formato online con intervenciones a distancia. Se trata de material audiovisual que se entrega a docentes y funcionarios de la institución, pero además, la virtualidad ha permitido ampliar la cobertura a estudiantes, apoderados y sostenedores, beneficiando en total a unas 200 personas.

Justamente, esta multidisciplinariedad es la que entrega mayor valor a la iniciativa, ya que “se produce un complemento entre ambas áreas que naturalmente deben unirse, dado que las necesidades humanas siempre son multidimensionales y que, sin embargo, en la formación tradicional tienden a encontrarse separadas. Los estudiantes de las distintas carreras se conocen y adaptan su lenguaje para crear un producto común, lo cual genera grandes aprendizajes para ambos”, apunta la académica Daniela Muñoz, secretaria de Estudios de Pedagogía en Educación Diferencial en la sede Santiago.

Problemas de acceso a la salud bucal

El líder del proyecto y director de la carrera de Odontología de la sede Santiago USS, Dr. Carlos Moreira, explica que “el aporte principal de este proyecto es para los niños y adolescentes, que en la mayoría de los casos no tienen un acceso integral a la atención odontológica, y el hecho de poder entrar a sus casas a través de la virtualidad y en compañía de sus apoderados o cuidadores marca una diferencia, porque nuestro foco no solo es entregar conocimientos en los aspectos de salud, sino poder orientar temas específicos de acuerdo a la edad y condición de los niños. Estas actividades tributan directamente al sello de la Universidad y a su modelo educativo”.

En esa línea, Alicia Flores, jefa Técnica de la Escuela Diferencial E-791, destaca que “dentro de nuestros principios está el formar a nuestros estudiantes en forma integral, para que puedan ser más independientes. Por eso es fundamental enseñarles el autocuidado y mostrarles cómo una buena salud repercute en la vida diaria. Este proyecto ha despertado mucho interés y ha motivado a las familias a asumir un rol más activo en la educación de sus hijos”.

Al respecto, Vaitiare Vera, estudiante de Pedagogía en Educación Diferencial, cree que “este tipo de experiencias entrega la oportunidad de desarrollar diversas capacidades como es la colaboración entre el personal que interactúa con los estudiantes en su proceso de desarrollo, además de diversas técnicas para entregar un aprendizaje significativo en el estudiante con necesidades educativas especiales”. Para su compañera Javiera Cerón, en tanto, “fue muy interesante que los padres se convirtieran en participantes activos de estos talleres, ya que pudieron aprovechar al máximo la información entregada por los estudiantes de ambas carreras, siendo un trabajo bastante completo”.

Desde la perspectiva de Odontología, el estudiante Gonzalo Gutiérrez, reflexiona que “gracias a este proyecto podemos acercarnos a un grupo de personas que es de difícil manejo, lo que muchas veces nos hace cuestionar si somos lo suficientemente capaces de adaptarnos a cada persona para brindarles una atención digna o si debemos mejorar esa parte de nosotros”.

“Trabajar en redes y recibir apoyo profesional experto es una pieza clave para el crecimiento continuo de nuestro establecimiento, dado que queremos ir entregando cada vez mejor formación en diversas áreas, todo en beneficio de nuestros niños y sus familias”, finaliza Alicia Flores.

Conoce parte del material elaborado por los estudiantes: