USS desarrollará plan de gestión y transformación digital para comités de Agua Potable Rural

10 de noviembre de 2021

60 sistemas de APR del Biobío serán beneficiarios de una iniciativa que busca impulsar una visión integrada de los procesos sustentables, administrativos y de transformación digital en la gestión global del agua en zonas rurales.

USS desarrollará plan de gestión y transformación digital para comités de Agua Potable Rural

Elaborar un plan integral para la gestión y la transformación digital para los comités de Agua Potable Rural (APR) mediante la formación de capital humano especializado y un laboratorio de análisis de calidad de agua, es el objetivo del proyecto Transformación digital integrada de APR del Biobío, que lidera la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad San Sebastián, que recientemente obtuvo financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Biobío.

Como explica su líder, el académico de Vinculación con el Medio de la Facultad, Dr. Ricardo Saavedra, se busca “crear, en conjunto, una visión integrada de la sustentabilidad y adaptabilidad al cambio climático en la gestión global del agua en zonas rurales. Se entregará un asesoramiento técnico integral a 60 sistemas APR de la región y se capacitará a los comités de APR en la gestión y administración de recursos hídricos, para que puedan lograr un manejo eficiente del consumo de agua. Todo acompañado de análisis fisicoquímico de aguas, servicios de determinación de parámetros y calidad hídrica que contribuyan a salvaguardar la salud humana, enmarcado en los lineamientos de la Estrategia Regional de Desarrollo 2015-2030”.

Los sistemas de APR son administrados, mantenidos y operados por la propia comunidad a través de comités o cooperativas. Cada uno asume la responsabilidad de operar las soluciones de ingeniería y abastecer a la población del servicio de agua potable en cuanto a cantidad, calidad y continuidad, intentando abordar un amplio espectro de problemáticas y experiencias con las que conviven a diario. En el Biobío, 182.700 personas, aproximadamente, dependen de los APR para su acceso al agua potable.

Brechas

El tema hídrico no es menor en la región. “Al 31 de diciembre de 2019, Biobío presentó un déficit que bordeó un 30%, y aunque la actividad silvoagropecuaria se pudo desarrollar de buena manera, preocupa el agua para el consumo humano, ya que más de 26 mil personas se abastecen de camiones aljibes. Adicionalmente, la región ha sido declarada zona de emergencia agrícola por déficit hídrico, decisión del Ministerio de Agricultura que obedece a la escasez de precipitaciones, baja acumulación de nieve y menor acceso al agua”, alerta Saavedra.

Dado ese escenario, esta iniciativa que se enmarca en el Programa Territorial Hito de la USS Más Comunidad, se sustenta en que “actualmente se observan bajos o inexistentes procesos de innovación generados en los comités de APR, ya que cuentan con una débil vinculación con centros generadores de conocimiento regionales y de las redes de logística, sustentabilidad y empresas proveedoras. Además, existen problemas de administración digital en la gestión hídrica, lo que dificulta el acceso a la información técnica que permita incorporar procesos de tratamiento de aguas servidas en la gestión hídrica de los APR”, detalla el académico de la USS, sede Concepción.

El principal beneficio del proyecto es elaborar un plan para contribuir a la formación integral de los comités de las APR a nivel regional, para disminuir las brechas existentes de conocimiento, acceso a la información y a nuevas tecnologías. Además, se brindarán espacios de visibilidad de información que aportarán a facilitar la adopción de medidas y trabajos en pro de una eficiente distribución y uso de aguas. “Para ello, se implementará y ejecutará el primer diplomado a nivel país que aborda la educación en gestión y administración sustentable de APR y adicionalmente, se instalará un laboratorio de análisis fisicoquímico de aguas, que permitirá fortalecer líneas de investigación aplicada e innovación en cuanto a los recursos hídricos de la región, y brindar servicios de análisis de calidad de agua, determinación de metales pesados y otros contaminantes”, apunta Saavedra.