Marejadas: ¿Por qué tan violentas y destructivas?

11 de junio de 2021

En los últimos días, fuertes marejadas azotaron la costa de nuestro país, dañando parte de la infraestructura levantada al borde del océano. ¿Qué rol juegan el cambio climático y los permisos para edificar en este puzle?

marejadas

Decenas de videos en redes sociales dieron cuenta del fenómeno. Fuertes marejadas azotaron entre miércoles y jueves parte de la costa chilena, provocando no sólo temor entre los habitantes, sino que daños en pequeñas embarcaciones y el deterioro de infraestructura dispuesta en el borde marítimo. ¿A qué se debe este fenómeno?

Jose-Miguel-Arriaza-equipo“Las marejadas se producen por tormentas que se forman en el océano. Estas tormentas traen consigo vientos fuertes, precipitaciones y eso genera este movimiento de olas, ondas, que se van replicando y llegan al continente”, explica José Miguel Arriaza, director de la Escuela de Ingeniería Civil, Minas y Sustentabilidad de la Universidad San Sebastián.

¿El cambio climático tiene relación con la intensidad de las marejadas? “Absolutamente”, afirma el académico. “En los últimos años ha aumentado de manera importante el número de marejadas que se producen en Chile, casi hemos duplicado en el último tiempo la cantidad de estos eventos. Gracias a fenómenos como el del Niño, potenciado por el cambio climático, las tormentas son más intensas, con vientos más fuertes y olas más grandes. Por lo tanto, llegan con más frecuencia a la costa”, señala.

Marejadas y construcciones

En este escenario, uno de los temas que vuelve a la palestra es el límite autorizado para edificar cerca del océano. “Efectivamente, ya se aprecia una destrucción importante en algunos puntos del borde costero, por lo que el llamado es a respetar los planes de ordenamiento territorial que indican dónde se puede construir algo y dónde no”, apunta Arriaza.

“Ejemplo emblemático es el de un hotel construido en el borde costero entre Viña del Mar y Concón. Implicaba un alto riesgo, dado primero por el impacto del proyecto en el entorno, pero sobre todo por las marejadas que hoy en día azotan con mayor fuerza y recurrencia nuestras costas. (…) En muchas ocasiones el hombre construye en zonas estudiadas y demarcadas como de alto riesgo, pese a que está al tanto de que podrían verse afectadas por algún evento natural”, concluye.