Fake Science: Los problemas éticos de la ciencia

22 de agosto de 2022

La pandemia dejó al descubierto esta práctica que se ha convertido en una verdadera amenaza y que pone en riesgo la credibilidad científica. Se trata de investigaciones donde existe intencionadamente manipulación de datos, invención de resultados o falta de rigurosidad  de procedimientos, situaciones que, si bien son puntuales, generan grave daño. La USS va a la vanguardia en este tema, creando la Dirección de Integridad, Seguridad y Ética de la Investigación.

Fake Science-los-problemas-éticos-de-la-ciencia

Hace unas semanas el físico francés Etienne Klein revolucionó las redes sociales al twittear una espectacular imagen de lo que supuestamente era la estrella más cercana al Sol, la Proxima Centauri, solo que en vez de colocar una fotografía auténtica, usó la de un chorizo. Este experimento mediático, por parte del científico, quien pidió disculpas por la broma, fue para generar conciencia sobre las fake news y advertir a las personas que no hay que creer en todo lo que se viraliza.

El mundo de la ciencia tampoco escapa a este tipo de problemas. La Fake Science, se ha convertido en una verdadera amenaza que pone en riesgo la credibilidad científica. Se trata de investigaciones donde existe intencionadamente manipulación de datos (falsificación) o invención de resultados (fabricación) y/o falta de rigurosidad científica de procedimientos, situaciones que, si bien son puntuales, generan grave daño.

La Dra. Andrea Leisewitz, directora de Integridad, Seguridad y Ética de la Investigación de la Universidad San Sebastián señala que “la ciencia se basa en la confianza”. “El investigador o investigadora usa lo que otras personas han publicado para seguir construyendo conocimiento, confiando en los datos y en la rectitud ética de quien investigó y publicó con anterioridad. Pero si falla un eslabón de esta cadena, las consecuencias son enormes para el mundo científico y para la sociedad al afectar la fe pública en la ciencia. Es como la construcción de un edificio, si una de las bases no fue construida de manera correcta, en algún minuto un pequeño movimiento lo va a desmoronar y se va a desmoronar todo lo que se construyó sobre la base de esos pilares”.

La gravedad de las Fake Science es que no sólo afecta el quehacer científico, sino que la confianza de decisiones de política pública que se toman a partir de este conocimiento.

También impacta en la formación de nuevos científicos y en quienes colaboraron en el desarrollo de la investigación. Según explica la Dra. Leisewitz los investigadores se forman con un tutor o mentor “ese tutor es un ejemplo para el estudiante. Si esa persona hubiera hecho algo incorrecto y hubiese sido descubierto, se cuestiona la calidad científica de la formación de todos sus estudiantes y de todos los científicos que fueron sus colaboradores, que sin haber participado del fraude se ven expuestos”.

Aporte USS

Se necesita que las instituciones en donde se produce este conocimiento, cuenten con políticas de integridad científica y mecanismos para poder respaldar que los resultados de investigación se han producido de acuerdo a los estándares de buenas prácticas y de esa manera evitar las Fake Science.

En ese contexto, la U. San Sebastián se coloca a la vanguardia, al crear la Dirección de Integridad, Seguridad y Ética de la Investigación, la cual busca resguardar el cumplimiento de los códigos éticos. Para ello su misión es generar políticas y protocolos para guiar el quehacer de la investigación. “La Universidad es bastante pionera en Chile con respecto a estos temas, siendo la primera, que tiene este tipo de dirección”, concluye la Dra. Leisewitz.