¿Cómo se gestiona e instala una cultura de investigación?

03 de mayo de 2021

En un año marcado por la pandemia, la Vicerrectoría de Investigación y Doctorados (VRID) presenta importantes resultados, que se traducen en un avance de la Universidad San Sebastián en los rankings internacionales en materia de productividad y calidad de la investigación.

 

 

En 2020 la U. San Sebastián generó 343 publicaciones en revistas científicas de alto nivel, de las cuales 65% están en los dos primeros cuartiles de indexación Web of Science (WoS).

Se aumentó de dos a seis los programas de doctorados. Se logró la acreditación por 3 años del Doctorado en Biología Celular y Biomedicina. Y se obtuvieron fondos para el desarrollo de investigación por más de $2.400 millones, de los cuáles 67% corresponde a proyectos Fondecyt.

Estos resultados son fruto de la Política de Investigación Institucional que se gestiona a través de la Vicerrectoría de Investigación y Doctorados (VRID).

El desarrollo de investigación de excelencia requiere de un trabajo riguroso de investigadores e investigadoras, con un conocimiento profundo de sus disciplinas en un entorno de colaboración y formación con acceso a infraestructura, bibliotecas y equipamiento de punta, necesarios para avanzar en la generación de conocimiento, el cual será discutido o validado por la comunidad científica y por la sociedad.

Para instalar la Cultura de Investigación, se ha trabajado en “entregar directrices respecto a los requisitos en materia de productividad y calidad en investigación; generar la integración de las distintas disciplinas potenciando la relación entre investigadores, facultades y sedes; fortalecer claustros académicos, convocando investigadores que contribuyan al proyecto institucional;  articular el desarrollo de la investigación con la formación de pregrado y los desafíos territoriales”, indica la Dra. Pamela Cámpora, directora general de la VRID.

Otro ámbito de desarrollo es el resguardo de la integridad en la investigación científica, así como la bioseguridad y la ética de la investigación, para lo cual se trabaja en la creación de una dirección que se haga cargo de estas materias.

“Ha sido un año intenso con múltiples desafíos que van desde la instalación de un nuevo equipo de trabajo, la reformulación de la estructura presupuestaria para facilitar el trabajo en investigación, la instalación de capacidades de gestión, la realización de concursos para incorporar nuevos investigadores, el diseño de nuevos programas de doctorado. Logros que han sido posibles con la colaboración de toda la estructura interna de la USS y el excelente equipo de personas y profesionales que conforman la VRID”, agrega.

Investigación

La directora de Investigación y Desarrollo, Ing. Marcela Valle, plantea que “estamos avanzando en la instalación de capacidades de gestión de la investigación que permita generar un ecosistema de apoyo a los investigadores e investigadoras acompañándolos en todo el ciclo de la investigación”.

Esto se traduce en la entrega de las herramientas necesarias para que puedan acceder a fondos de financiamiento competitivos externos, tanto nacionales como internacionales. El apoyo en la formulación de los proyectos y la construcción de líneas de trabajo, y también en la gestión y administración de los proyectos adjudicados. Así como la gestión de la transferencia del conocimiento hacia la sociedad resguardando y protegiendo el conocimiento generado.

Doctorados

Con respecto a los programas de doctorados, la Dra. Carolina Gatica, directora de esta área comenta que, se avanzó de dos a seis programas de doctorados “prácticamente en un año de pandemia, lo que tiene un enorme valor y oportunidad”.

El propósito es que “los programas de doctorado surjan de núcleos de investigación consolidados a los que contribuyen académicos de distintas facultades, con líneas de investigación estables y activas y bajo las normativas de acreditación, lo que contribuirá en el futuro a tener una mirada interdisciplinaria para buscar soluciones a problemas complejos”.  Agrega que además de los conocimientos avanzados, se entregan aptitudes transversales a través del desarrollo de habilidades docentes, de comunicación de la ciencia y formación ética e integridad de la investigación.