¿Cómo educar y vivir en familia en los tiempos actuales? 

25 de mayo de 2022

La subdirectora del Instituto de Estudios para la Familia de la USS, Maite Cereceda, expuso sobre este tema durante un seminario organizado por Familias Mundi.

Familia y pandemia imagen principal

En el marco del seminario sobreLiderazgo en los Centros de Padres y Directivos de curso en los tiempos actuales, que organizó Familias Mundi y que contó con el patrocinio de la Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE), Maite Cereceda, subdirectora del Instituto de Estudios para la Familia de la Universidad San Sebastián expuso sobre “Educación y Familia en la actualidad”.

La académica hizo una reseña conceptual sobre la definición de familia y ser humano y planteó, de acuerdo a la perspectiva del Papa Juan Pablo II, que la familia se conforma como una comunidad de personas “para desarrollarse y tener continuidad, para ser más y mejores a través de un círculo virtuoso donde la herramienta fundamental para lograrlo es el amor”.

Respecto a la visión sobre el ser humano, Maite Cereceda señaló que tiene una identidad propia e irrepetible y es un alguien con todo un mundo interior. Es decir, “con todo un conjunto de decisiones, proyectos, ambiciones, emociones y amores y sensaciones racionales e instintivas. Es un ser llamado e invitado al amor. Necesita amar y ser amado”.

Desde esa perspectiva, la expositora indicó que las personas no pueden descubrir quiénes son en un ambiente que simplemente cuida o pone reglas. En el ámbito de la educación y la escuela planteó que “lo importante es que no se cuide o acoja al estudiante por cómo es, sino por lo que es (o por quién es), es decir, por existir. Eso es una comunidad de amor. Después se pueden ver los desarrollos académicos y cognitivos o el aprendizaje de cada uno”.

Además, sostuvo que una consecuencia inmediata de una comunidad de amor es la educación, y que su objetivo es alcanzar la felicidad. “Sin embargo, por las exigencias laborales de la vida actual, las familias han tenido que apoyar y delegar en forma parcial su labor en la escuela”.

Finalmente, Maite Cereceda afirmó que hay que enseñar hábitos buenos y virtudes y educar para la vida. Recordó las palabras de San Agustín: “Ama y haz lo que quieras, pero hazlo realmente y que el amor te mueva. Eso tiene que mover las relaciones escolares y por supuesto, las relaciones familiares”.