La fuerza de la asociatividad para lograr el desarrollo territorial

08 de junio de 2021

Programa Territorial Hito (PTH) Más Comunidad, impulsado por la sede Concepción de la Universidad San Sebastián, busca elevar los niveles de cooperación y generación de valor compartido en el territorio, a partir del involucramiento activo de la sociedad civil, los gobiernos locales, las empresas y la academia.

 

La región del Biobío está organizada administrativamente en 3 provincias y 33 comunas, albergando a una población cercana a los 1.9 millones de habitantes.

Seis comunas del territorio Biobío Cordillera –Santa Bárbara, Quilleco, Quilaco, Antuco, Alto Biobío y Tucapel– se caracterizan por tener un alto grado de vulnerabilidad, con niveles de pobreza multidimensional que se mueven entre 22,4% (Antuco) y el 64,3% (Alto Biobío), con un alto porcentaje de ruralidad que oscila entre el 41,7% y 53,1%, de acuerdo al índice Huella Local, que entrega la Fundación del mismo nombre. Esta situación se acentúa por la carencia de infraestructura pública-comunitaria y las bajas asignaciones públicas para enfrentar esos problemas, a través de los presupuestos municipales y regionales, sumado a la falta de inversión privada en la zona y la baja articulación con otros organismos sociales y académicos que contribuyan al desarrollo y bienestar de las comunas.

Para contribuir a hacer frente a esta situación, la sede Concepción de la Universidad San Sebastián impulsó el PTH Más Comunidad, con el objetivo de ayudar a disminuir la brecha territorial vigente en las comunidades. “Nuestra idea es impactar directamente en la calidad de vida y bienestar de las personas, y para esto buscamos elevar los niveles de cooperación y generación de valor compartido en el territorio, a partir del desarrollo de capacidades e involucramiento activo, tanto de la sociedad civil a través de sus dirigentes y organizaciones, como de los gobiernos locales, las empresas y la academia”, detalla su líder, la académica de Vinculación con el Medio de la Facultad de Economía y Negocios, Alina Muñoz.

“Desarrollar acciones en y con los territorios y sus comunidades, rescatando las acciones e iniciativas de los propios habitantes, sin duda contribuye a resolver sus necesidades. Por otra parte, las relaciones que se establecen refuerzan la identidad y pertenencia, con lo que se mejoran las confianzas entre los actores y eleva la posibilidad de impactar positivamente en sus vidas cotidianas”, agrega el académico Claudio Riquelme, director de Trabajo Social en la sede Concepción USS.

Convivencia territorial

En el programa concurren multidisciplinariamente las Facultades de Ciencias para el Cuidado de la Salud; Derecho y Gobierno; Arquitectura, Arte y Diseño; Medicina Veterinaria; Odontología; Psicología; Ciencias de la Educación y Ciencias de la Salud, que desarrollan proyectos tendientes a abordar desafíos de corto, mediano y largo plazo, permitiendo que la sociedad civil y sus dirigentes pasen a ser protagonistas en el proceso de co-construcción de iniciativas e instancias de encuentro, diálogo regional y desarrollo de proyectos, generando puentes de confianza entre las personas, familias, comunidades, sector público y privado, contribuyendo al desarrollo sostenible.

Esta multiplicidad de visiones “es la base del programa, ya que para lograr avanzar en el desarrollo de la comunidad se necesitan las distintas miradas, la sinergia y complemento de ellas, pues lo que se busca es articular relaciones entre los distintos estamentos”, apunta la académica de la Escuela de Arquitectura de la USS Concepción, Anita Jara.

Proyecto FIC

En el marco del PTH Más Comunidad, surgió el proyecto Innovación municipal territorio Biobío Cordillera, liderado por la sede Concepción, en conjunto con la Fundación Huella Local, y financiada por el Fondo de Innovación para la Competitividad, FIC, del Gobierno Regional del Biobío, que se implementará en las seis comunas. Esta intervención permitirá realizar, a través de una serie de actividades e iniciativas, la transferencia de conocimiento hacia y entre las comunas para el diseño de proyectos de infraestructura resiliente, con enfoque local para la adaptación al cambio climático.