¿Cómo armar un buen CV para llamar la atención de un empleador?

30 de julio de 2021

El Currículum Vitae sigue siendo la principal carta de presentación y es el primer contacto que se establece con un empleador o reclutador. Contar con un Elevator Pitch también es altamente recomendado. 

CV y Elevator Pitch imagen principal

El Currículum Vitae (CV) constituye la puerta de entrada y una carta de presentación para quien lo va a leer y decidir si está interesado en un candidato u otro para un empleo determinado.

Así lo sostiene, Verónica Ducassou Verdugo, coordinadora Nacional de Empleabilidad y Egresados de la Universidad San Sebastián, quien propone algunos consejos prácticos para presentar un buen CV:

  • Elabora un currículum que sea integrado, coherente y claro. No existe un modelo único, lo que hay son múltiples plantilla para desarrollarlo.
  • Define tu audiencia. Puedes tener distintos tipos de acuerdo a los cargos a los que vas a postular.
  • Mantén tu CV de una hoja (sobre todo al inicio de la carrera).
  • Añade la información que te haga destacar y diferenciarte.
  • Coloca datos que sean correctos y verídicos.
  • Incluye tus habilidades digitales.
  • Revisa al detalle lo que has escrito, para evitar errores ortográficos y de formato.
  • Si tienes poca experiencia laboral, agrega logros académicos y la participación en otro tipo de actividades como talleres, seminarios, charlas y voluntariados.

 ¿Qué papel juegan herramientas como Elevator Pitch?

Ducassou explica que el Pitch es útil “porque nos ayuda a ordenar las ideas y presentar lo que consideramos como lo mejor de nosotros de manera muy ejecutiva.  En otras palabras, muestra la oferta de valor de un candidato más que describir su experiencia anterior”. Éste debe durar entre 45 segundos y 1 minuto.

Además, plantea que la eficiencia es un valor relevante para un proceso de reclutamiento y selección y por eso, el desafío es llamar la atención del reclutador en poco tiempo.  “El Pitch nos obliga a estructurar y articular el discurso para cumplir ese objetivo, generando una imagen de claridad y eficiencia”.

Su estructura es la siguiente:

  • ¿Quién eres y a qué te dedicas?
  • ¿Qué necesidad resuelves y qué soluciones ofreces?
  • ¿Por qué eres la persona indicada para el trabajo?

Verónica Ducassou concluye señalando que “si tenemos ese discurso articulado, podemos plasmarlo no sólo en el pitch,  sino también en el CV y en el perfil de una plataforma como LinkedIn para que éste sea atractivo y muestre la oferta de valor del candidato.