Andrea Moraga: la kinesióloga USS que innova en el cuidado medioambiental

17 de diciembre de 2021

“Uno estudia algo, pero no es eso. Uno es mucho más allá de su carrera”, señala  Andrea Moraga, quien a pesar de haber estudiado kinesiología hoy se encumbra con su empresa de productos de limpieza ecológicos. El consejo que entrega después de toda esta carrera, sin embargo, es aprovechar todas las oportunidades de formación que se presenten.

egresados_uss_principal

El tener que reinventarse se ha hecho algo cotidiano tras los duros meses de cuarentena que vivieron los negocios en medio de la pandemia. Sin embargo, para Andrea Moraga este desafío llegó hace muchos años, de la mano de su inquietud ambientalista, embarcándose en 2014 en la creación de Free Met, empresa ganadora del Premio Nacional de Innovación Avonni 2020, en la categoría de Recursos Naturales y Medio Ambiente.

Su camino dentro de la Universidad San Sebastián estuvo, sin embargo, muy lejos de los negocios. Debido a su fuerte atracción al área de la salud, Moraga ingresó a la sede de Concepción de la USS a estudiar Kinesiología, carrera de la cual egresó en 2004 y ejerció durante más de 10 años.

Tras viajar a la capital por temas laborales y encontrarse en la celebración de un amigo en común con Carolina Urrutia, su socia de emprendimiento, es cuando comenzó el viaje conjunto de levantar una empresa que unificara el cuidado del medio ambiente y de la piel de sus usuarios. Sin embargo, para llegar a la cima primero hay que escalar la montaña.

Video_Moraga

De la kinesiología a cofundar una empresa

La idea inicial que tenía Moraga era salvar el agua y evitar la contaminación que los detergentes comunes producen en los ecosistemas a los que decantan las aguas grises, mientras se diseñaba un producto que fuese amable con la piel.

Dos años de investigación les tomó para conseguir las formulaciones correctas para tener detergentes y limpiadores que tienen una altísima calidad y un gran poder de limpieza, mientras cuentan con un mínimo impacto tanto en la salud de las personas como en el medio ambiente.

Sin embargo, la creación de la empresa resultó ser todo un desafío para esta sebastiana. A pesar de haber realizado un MBA para especializarse en temáticas económicas, reconoce que uno de los mayores obstáculos que tuvo que enfrentar fue entender toda el área formal de la creación de una compañía desde cero.

De todo se consigue un aprendizaje. O al menos eso dicen. Para Moraga es así, puesto que sostiene que una de las herramientas que le entregó su carrera es “poder mirar un contexto general de las cosas. Y creo que eso en los negocios es fundamental, porque finalmente uno tiene que mirar el entorno, las herramientas que uno tiene, los recursos y, con eso, crear una mejor solución”.

Es por lo mismo que esta emprendedora recalca que una de sus mayores creencias es que una carrera no tiene por qué definir el futuro de alguien. “Uno estudia algo, pero no es eso. Uno es mucho más allá de su carrera. Si uno después quiere hacer otra cosa perfectamente lo puede hacer, rescatando lo que le sirve de lo que estudió”.

Los logros y el futuro que imagina para la empresa

Y Free Met, si bien partió como un pequeño sueño para ambas socias, tras siete años de arduo trabajo hoy consta de un equipo de 16 personas que ha logrado reducir, desde su creación, cerca de 10 mil kilogramos de plástico y ahorrar en torno a 21 millones de litros de agua con la fabricación de sus productos.

Hoy se están enfocando en seguir desarrollándose como empresa y como comunidad, expandiendo el concepto de que la sustentabilidad parte por casa, de acuerdo con las capacidades materiales de cada persona. Asimismo, en el ámbito más concreto se encuentran “en una etapa de crecimiento, queremos llegar a otros mercados y, para eso, estamos trabajando en un plan financiero para obtener capital”.

El consejo que deja como reflexión final es un llamado a aprovechar “todas las oportunidades. La instancia de formarse es enriquecedora. Todo es un aprendizaje y uno nunca sabe a dónde te puede llevar”.

Y, en este caso, la creación de Free Met es el ejemplo perfecto.