Algoritmos: ¿Por qué tu celular “sabe” lo que necesitas?

17 de junio de 2021

En un mundo digitalizado, pareciera que los aparatos móviles van un paso más allá. ¿Qué rol juegan los algoritmos y la inteligencia artificial en el nuevo escenario que vivimos? Lee con atención.

algoritmos

¿Te ha pasado que tras buscar un producto en Internet, aplicaciones como Instagram, Facebook y YouTube te recomiendan alternativas similares? Incluso, parecen bombardearte con información del mismo rubro. ¿Acaso saben lo que necesitas comprar? Para entender qué ocurre los algoritmos tienen mucho que decir.

“Los algoritmos son las palancas claves que mueven los procesos de aprendizaje en Machine Learning (también conocido como aprendizaje automatizado). Por medio de ellos podemos obtener la información que necesitamos para tomar decisiones o predecir el comportamiento en base a datos”, explica Carlos Hinrichsen, decano de la Facultad de Diseño Digital e Industrias Creativas de la Universidad San Sebastián.

CARLOS-HINRICHSEN_150Pero eso no es todo. “Existen muchos tipos de algoritmos y uno muy importante para procesos creativos son los algoritmos de regresión que contribuyen a construir procesos de aprendizaje automático que facilite la predicción de resultados y pronósticos”, agrega el académico. De ahí que pareciera que nuestros dispositivos se “adelantaran” a lo que estamos buscando, y nos ofrezcan productos similares al que chequeamos en una primera instancia.

Sin embargo, el tema no ha estado exento de polémicas. El eventual “rastreo de datos” ha llevado a que compañías como Apple enfrenten directamente el modelo de negocios de Facebook. Esto mediante la App Tracking Transparency, una función que permite al usuario decidir explícitamente si desea que se rastree su actividad tanto en apps como en webs. Desde Facebook consideran que la medida sólo perjudicará a las pymes que utilizan su plataforma para alcanzar a más clientes. La guerra entre ambos está desatada.

¿Cómo operan los algoritmos?

Una de las grandes incógnitas es cómo los algoritmos predicen lo que queremos. “El conocimiento extraído de diferentes dominios y fuentes permite la identificación y explotación automática de relaciones entre los distintos elementos presentes y los usuarios, integrando múltiples modalidades de información”, explica Hinrichsen. Así los algoritmos predictivos “son capaces de detectar patrones en los datos y dar coherencia a la información (…) En simple, capturan y otorgan valor particular a la información, para responder en función de las preferencias y hábitos de los usuarios o audiencias”.

De esta forma “los algoritmos que orienten la toma de decisiones para el desarrollo y propuesta de soluciones a nivel de productos, servicios o experiencias tendrán grandes proyecciones, impactos y beneficios”, apunta el decano.

Buen uso de la Inteligencia Artificial

Las opciones que la Inteligencia Artificial entregará al mundo son tan amplias, que hoy aún se desconoce su total impacto. Según el académico de la USS, el “Procesamiento del Lenguaje Natural permitirán caracterizar y evolucionar las preferencias de los usuarios, integrando dinámicamente información lingüística altamente detallada con temas de interés general”.

Los sistemas de aprendizaje automático almacenan las palabras y las formas en que se unen como cualquier otra forma de datos. Frases, oraciones y a veces libros enteros se introducen en los motores de Machine Learning, donde se procesan en base a reglas gramaticales, los hábitos lingüísticos de la vida real de la gente, o ambos. El sistema utiliza estos datos para encontrar patrones y extrapolar lo que viene después.

En todo ese mundo, el rol de los diseñadores digitales será clave. “Deloitte publicó recientemente un estudio, afirmando que la Inteligencia Artificial no alcanzará su potencial sin la participación de diseñadores que guíen los procesos de aprendizaje, porque entienden mejor el tránsito de la empatía a la solución”, detalla el decano.

“Como Facultad estamos contribuyendo a dar forma a un nuevo ‘paisaje’, recorriendo una nueva ‘geografía’ y moviéndonos hacia nuevas ‘fronteras’, donde están los desafíos y donde los usuarios esperan una respuesta a sus requerimientos y necesidades presentes y futuras”, concluye.