¿Son dañinos para la salud bucal los cigarros electrónicos?

30 de mayo de 2018

Académico de la Facultad de Odontología de la USS señala que estos dispositivos son poco seguros y posiblemente igual de perjudiciales que el consumo habitual de tabaco para la salud del consumidor.

CIGARRILLO_ELECTRONICOS_2

Actualmente los cigarrillos electrónicos surgen como una alternativa más saludable para dejar de fumar. Estos dispositivos vaporizan una mezcla líquida de sustancias químicas que, cuando son inhalados, simulan el efecto del cigarro común. Son fabricados de acero inoxidable y poseen una cámara con un líquido que puede o no contener nicotina en diferentes concentraciones.

sebastian-galaz_odontoAl respecto el Dr. Sebastián Galaz, especialista en Periodoncia y académico de la Facultad de Odontología, de la Universidad San Sebastián, señala que “se deben focalizar los riesgos, ya que el uso de estos aparatos pudiesen llevar hasta la intoxicación por nicotina. Es indudable que los consumidores no tienen control de la dosis a consumir y que, por lo demás, lo realizan por largos periodos de tiempo”.

La información que tiene la población de los efectos de la nicotina es poca, y a pesar que no es el principal factor causal del cáncer oral, es responsable de muchas de las enfermedades sistémicas y orales.

El Dr. Galaz, quien trata diariamente a pacientes con este hábito, apunta que “la nicotina es adictiva, por tanto, reemplazar un cigarrillo de tabaco por uno electrónico que contenga nicotina, no elimina los riesgos de adicción y menos el daño a la salud que esta provoca. A su vez, simular el acto de fumar no contribuye a que los fumadores abandonen el componente psicológico del consumo de tabaco ya que la absorción de nicotina vía pulmonar, genera en el consumidor una rápida captación de ésta a nivel cerebral, provocando una sensación de placer similar a la que produce el cigarrillo común”.

Dentro de las recomendaciones más habituales a la adicción de la nicotina, además de los cambios de hábitos, se indican el uso de parches, chicle de nicotina e inhaladores, vaporizadores o cigarrillos electrónicos. La Organización Mundial de la Salud mediante un comunicado de 2013 señala que: No es posible recomendar el uso de éstos dispositivos, ni como alternativa al cigarrillo convencional,  ni como método para dejar de fumar, ya que no está demostrada su seguridad y efectividad en el tratamiento de los fumadores”.

Hacen falta estudios con metodología rigurosa para comprobar la seguridad y efectividad en uso de los cigarros electrónicos, sin embargo, la evidencia disponible hasta el momento los señala como instrumentos poco seguros y posiblemente igual de perjudiciales que el consumo habitual de tabaco para la salud del consumidor, explica el Doctor Galaz.

El académico recomienda visitar periódicamente a su odontólogo (3 meses), ya que él podrá realizar una completa asesoría de cómo dejar el tabaco y sus opciones de tratamiento, además de realizar una limpieza de la boca completa con la finalidad de disgregar los microorganismos causantes de la periodontitis y que proliferan con mayor facilidad si es fumador.