Lactancia materna y la importancia en el desarrollo de la cara

10 de agosto de 2018

Poco se conoce sobre la importancia que la lactancia materna tiene en el desarrollo maxilofacial o de la cara de los bebés. La académica de la Facultad de Odontología de la USS, Dra. Paulina Moya, lo explica. 

lactancia 900x600

Según lo publicado por el Ministerio de Salud el año 2015, la lactancia materna es la forma de alimentación que contribuye con mayor efectividad al desarrollo físico y mental del niño, así como también al fortalecimiento del sistema inmunológico proporcionándole nutrientes en calidad y cantidad adecuadas.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de vida. Sin embargo, considerando que en algunos lugares las carencias nutricionales asociadas a la falta de una buena alimentación son altas, se promueve la lactancia materna sin restricción hasta los 2 años.

paulina-moyaLa doctora Paulina Moya, académica de la Facultad de Odontología de la Universidad San Sebastián explica la importancia de que en el amamantamiento se realice una buena succión por parte del niño:

done-tick La succión nutritiva es muy importante, pues es una de las primeras funciones que adquiere la boca; incluso se observa durante la gestación.

done-tick Además, la succión nutritiva tiene una gran implicancia en el desarrollo de las estructuras maxilofaciales, ya que favorece el crecimiento óseo como también el desarrollo de nuevas funciones del sistema estomatognático (conjunto de órganos y estructuras óseas que permiten las funciones fisiológicas de comer, hablar, pronunciar, masticar, deglutir o sonreír, incluyendo todas las expresiones faciales).

done-tick También, durante el amamantamiento se produce la estimulación de la musculatura bucal.

done-tick En cuanto a la influencia en el posicionamiento mandibular, el amamantamiento favorece el avance del maxilar inferior en relación a la posición más posterior que presenta el recién nacido. Esto es conocido como “primer avance de la mandíbula“. Algunos investigadores plantean que la lactancia materna protege contra la instalación de hábitos de succión no nutritivos durante el primer año de vida, los que podrían aumentar la posibilidad de anomalías dentomaxilares como mordida abierta.

La Dra. Moya señala que “es necesario mejorar los conocimientos y prácticas de las mamás y lactantes en temas de nutrición y su asociación con la salud bucal”.