electrocardiograma-examen-salud-001
Noticias
Miércoles 11 Noviembre 2015

En Chile muere una persona por hora por infarto al corazón

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y en el país fueron el 27,1% de las defunciones en 2012; ubicándose en primer lugar las enfermedades cerebrovasculares (ACV), seguidas por el infarto agudo al miocardio (IAM).

Las enfermedades cardiovasculares son un grupo de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos que comprenden cardiopatía coronaria, enfermedades cerebrovasculares, arteriopatías periféricas, cardiopatías reumáticas, cardiopatías congénitas, trombosis venosas profundas y embolias pulmonares.

Los datos de egresos hospitalarios del Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del MINSAL del año 2012, arrojan que 22.670 personas fueron dadas de alta por enfermedades isquémicas del corazón; y de igual forma evidencia que en nuestro país la mortalidad por IAM se aproxima a una muerte por hora.

luis-castillo-fuenzalida-001-150x150El Dr. Luis Castillo, decano de la Facultad de Medicina de la U. San Sebastián, explica que las enfermedades más frecuentes son “las alteraciones en el riego sanguíneo de la masa muscular de los ventrículos (miocardio), llamada enfermedad ateroesclerótica coronaria que produce infartos e Isquemia miocárdica”.

De esta forma aunque un Infarto Agudo al Miocardio no discrimina entre sexos, el riesgo de presentar un ataque es diferente en hombres que en mujeres, ya que ellas poseen factores protectores y de riesgo propios, relacionados a situaciones hormonales y reproductivas, las que aumentan post menopausia; así, el año 2012 fallecieron 3.109 mujeres por IAM, versus 4.824 casos de hombres, presentándose en ellas los eventos más graves y con peor pronóstico.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que desde los primeros síntomas de un IAM, dos tercios de los pacientes fallecen antes de llegar al hospital. En Chile es uno de cada tres pacientes, lo que resalta la importancia de asumir conductas de prevención y reconocimiento de síntomas.

Factores de Riesgo

La OMS declara como los principales factores de riesgo el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes, la dislipidemia, la dieta poco saludable y el sedentarismo. Con un adecuado control, se podría prevenir el 80% de los casos de ACV, IAM e incluso diabetes. Un factor gatillante de mortalidad prematura es la presión arterial, y según la Encuesta Nacional de Salud 2010-2011 (ENS), el 26.9% de la población chilena mayor a 15 años presenta esta patología.

El aumento de estas enfermedades es básicamente por los hábitos sedentarios de la población. El tabaco, hipertensión, diabetes y sedentarismo son factores de riesgo muy importantes en la producción de enfermedad coronaria ateroesclerótica, que produce infartos e isquemia miocárdica”, complementa el Decano Castillo.

Claudia BArrientosOtro factor de riesgo importante es la mala alimentación, ya que el sobrepeso y la grasa son enemigos del corazón. “Para tener una dieta saludable debemos promover un cambio en el modo de vida y en los hábitos alimenticios, partiendo por mejorar la nutrición en edades tempranas en niños y jóvenes. Además, reducir la ingesta de sal a menos de 5 gramos al día, comer 5 porciones de frutas y verduras al día, y reducir la ingesta de grasa total, en especial de las grasas saturadas”, comenta Claudia Barrientos, nutricionista y académica de la U. San Sebastián.

Por lo tanto, se debe reducir el consumo de grasa especialmente saturada y colesterol, que está presente en carnes rojas, leche entera, quesos amarillos, platos en base a crema y postres.

Según Claudia Barrientos, para cuidar el corazón se debe “aumentar el consumo de frutas y verduras de diferentes colores; priorizar la grasa proveniente de aceite de oliva y frutos secos; aumentar el consumo de pescado azul (salmón, jurel, congrio, atún, caballa), por su aporte de DHA y EPA; preferir los cereales integrales y legumbres por su aporte de fibra y optar por carnes magras (por su bajo contenido graso)”.

Está demostrado que la eliminación del tabaco, la reducción de la sal en la dieta, el aumento del consumo de frutas y verduras, la realización de actividad física regular y la disminución del consumo nocivo de alcohol, reduce de manera significativa las enfermedades cardiovasculares”, concluye la nutricionista.

Signos y síntomas para esta alerta

Un estudio realizado en diciembre de 2012, midió por primera vez el nivel de conocimiento de los síntomas de un Infarto Agudo al Miocardio en una población adulta mayor de 45 años en las principales ciudades de Chile. Los resultados evidenciaron que la gente reconoce menos de dos de los tres síntomas principales de esta patología, y sólo el 57% acudiría ante ellos a un servicio de urgencia.

cardiologoDe acuerdo a Marcelo Muñoz, cardiólogo y académico de la U. San Sebastián, los síntomas principales son “el dolor torácico como una presión o peso en la zona esternal, que característicamente se irradia a la extremidad superior izquierda. También puede presentarse como dolor en la región mandibular o en la zona epigástrica. En algunos pacientes, por ejemplo, diabéticos, el síntoma principal puede ser un cansancio nuevo o disnea intensa”.

Los signos y síntomas asociados a un infarto agudo al miocardio son:

• Dolor o sensación de peso en el pecho.
• Dolor en el pecho que se extiende a uno o ambos brazos.
• Dolor en el pecho que se extiende al cuello o la mandíbula.
• Dificultad para respirar.
• Sudoración.
• Palidez.
• Mareos en el diez por ciento de los casos.
• Otros: Pueden aparecer náuseas, vómitos y desfallecimiento.

En caso de que un que un familiar o alguien cercano esté sufriendo un infarto, lo más adecuado es acercarse al servicio de urgencia más cercano al paciente para que reciba atención médica de inmediato. “Si la persona se encuentra sola lo más importante es intentar mantener la calma y dirigirse a un servicio de urgencia de inmediato, de forma personal o llevado por un familiar, o a través de una ambulancia que pueda solicitar”, aconseja Marcelo Muñoz.

En cuanto a tomar una aspirina ante los síntomas de un infarto, el docente comenta que esta recomendación se hace, ya que “la aspirina (ácido acetilsalicílico) es un antiagregante plaquetario, esto significa que evita la formación de un trombo o coágulo en las arterias coronarias”.

Vida saludable

Con todo lo expuesto, en Chile se han desarrollado diversas estrategias para prevenir las enfermedades cardiovasculares (ECV). Así, el Ministerio de Salud realiza el Examen de Medicina Preventiva (EMPA) que permite detectar personas con factores de riesgo o enfermedades como la presión arterial elevada en una etapa temprana que puede ser reversible. En la misma línea el Programa Elige Vivir Sano tiene el propósito de disminuir los factores de riesgo promoviendo estilos de vida saludable en la población entre los 2 y 64 años y en mujeres post-parto con elevado riesgo de desarrollar diabetes e hipertensión arterial mediante el control de una dieta saludable y la actividad física.

mcleod_carolina-e1440105509961-282x300Así, es evidente que la mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre factores de riesgos, como la inactividad física, ante lo que Carolina Mc Leod, docente de Educación Física de la U. San Sebastián comenta que “el sedentarismo es la pandemia de nuestros tiempos, a él se asocian una gran cantidad de enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes Mellitus tipo II, síndromes metabólicos, entre otros, los cuales podrían producir accidentes vasculares severos. Es importante evitar el sedentarismo y darle una ayuda a nuestro corazón con el fin de que pueda evitar la sobreexigencia”.

La académica agrega que “a través de los años se han generado una serie de actividades que ayudan al entrenamiento del corazón, antiguamente se les denominaban actividades aeróbicas, hoy se les conoce como actividades cardiovasculares que, en resumen, corresponden a ejercicios de larga duración y de baja intensidad. Hay propuestas actuales que hablan de ejercicios intermitentes de muy alta intensidad, pero de una recuperación total, pero deben ser muy cuidadosos en prescribir este tipo de ejercicios a personas que tengan un riesgo cardiovascular moderado o alto.”

Recomendaciones
Para cuidar el corazón, los especialistas de la U. San Sebastián recomiendan:
– Controlar todos los factores metabólicos: diabetes, colesterol, grasas saturadas y obesidad.
– Tener una dieta saludable.
– Mantener un peso adecuado.
– Abstenerse de fumar.
– Reducir el consumo de sal.
– Evitar el consumo de estimulantes como la cafeína.
– Evitar el uso nocivo del alcohol, limitar su ingesta a diaria a 1 copa de vino (20 gr. de etanol) y para los hombres dos copas de vino (30 gr. de etanol).
– Realizar actividad física en forma regular. No realizar ejercicios cardiovasculares sin haber tenido un chequeo médico.
– No realizar ejercicios de manera desordenada: debe tener una programación, frecuencia, intensidad reconocida.
– Desarrollar actividades que permitan manejar el estrés de la vida diaria, por ejemplo meditación, relaciones sociales positivas y caminatas, entre otros.

Pamela Pérez G. y Vanessa Sola C.
Prensa USS