Prevenir la influenza es fundamental en embarazadas

16 de abril de 2018

Respuestas inmunológicas generadas por la vacuna en mujeres embarazadas son comparables con las de no gestantes y además la vacuna puede proporcionar protección al feto y al infante mediante la transferencia eficiente de anticuerpos específicos a través de la placenta.

embarazada

La influenza es una infección respiratoria viral aguda que causa morbilidad y mortalidad entre grupos de alto riesgo como las gestantes y los lactantes. Durante el embarazo, ocurren cambios fisiológicos e inmunológicos tales como la disminución de la capacidad pulmonar, el aumento del consumo de oxígeno y el gasto cardíaco, y una supresión de células inmunológicas como los linfocitos T-helper lo que afecta la respuesta materna a la infección. Eso sitúa a las gestantes en alto riesgo de complicaciones y hospitalizaciones por influenza.

Erica-CastroDurante las grandes epidemias de 1918, 1957 y 2009 que afectaron a población de todo el planeta, las embarazadas estuvieron en alto riesgo de complicaciones como la neumonía viral primaria por influenza y la muerte. Incluso en los períodos no asociados a estas pandemias, se ha observado que las gestantes tienen 18 veces más riesgo de hospitalización en comparación con las no embarazadas sanas. Así, aquellas con influenza que además de su gravidez tienen coexistencia con asma o diabetes, tienen tres o cuatro veces más riesgo de morbilidad en comparación con el grupo de gestantes sanas.

En recién nacidos y lactantes pequeños, la infección por influenza puede presentarse con fiebre y otros síntomas inespecíficos como irritabilidad, reducción de la ingesta oral, disnea o dificultad respiratoria, vómitos y diarrea.

La infección de la influenza durante la gestación, también está relacionada con resultados perinatales adversos. Se ha informado que en embarazadas norteamericanas con un curso grave de una influenza A (pH1N1) que requiere hospitalización,  64% cursa con un parto prematuro y 44% tienen un parto con un recién nacido de bajo peso, en comparación con las medias de 12 y 8% respectivamente.

En recién nacidos y lactantes pequeños, la infección por influenza puede presentarse con fiebre y otros síntomas inespecíficos como irritabilidad, reducción de la ingesta oral, disnea o dificultad respiratoria, vómitos y diarrea. La interacción entre el virus de la gripe y el neumococo puede aumentar la carga y la gravedad de la neumonía de esta población infantil, especialmente en los países donde la neumonía es altamente prevalente.

En períodos epidémicos de influenza, se recomienda su administración desde el segundo trimestre de gestación, aunque no existe evidencia de teratogénesis en las primeras semanas de embarazo.

Las vacunas trivalentes contra la influenza (TIV), contienen antígenos de dos cepas de influenza A (H1N1 y H3N2) y una de las cepas de influenza B – este 2018 es la Phuket – según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Respuestas inmunológicas generadas por la vacuna en mujeres embarazadas son comparables con las de no gestantes y además la vacuna puede proporcionar protección al feto y al infante mediante la transferencia eficiente de anticuerpos específicos a través de la placenta. Revisiones publicadas sobre la seguridad de esta vacuna en embarazadas y lactantes pequeños son tranquilizadoras. Tiene un alto grado de seguridad y no se han descrito reacciones adversas fetales con esta inmunización.

Por esto, en períodos epidémicos de influenza, se recomienda su administración desde el segundo trimestre de gestación, aunque no existe evidencia de teratogénesis en las primeras semanas de embarazo. En el caso de mujeres que tienen una enfermedad cardiorrespiratoria de base, ellas deben recibir la vacuna independiente del trimestre que cursen. En Chile, desde 2004  esta vacuna se ha incluido dentro del programa de inmunizaciones para embarazadas.

Este 2018 se ha registrado un brote importante de influenza en Estados Unidos asociado a más de sesenta muertes de población infantil. Con este escenario, las autoridades de salud decidieron adelantar la campaña de vacunación y en este contexto, es de gran importancia fomentar la inmunización en las gestantes como una medida segura y efectiva.

Erica Castro Inostroza
Matrona y académica IPSUSS
Universidad San Sebastián

Vea la columna en diario El Sur