Las consecuencias del frío en la piel y sistema respiratorio

13 de junio de 2018

Con el frío la mayoría de las patologías cutáneas empeora. Puede provocar desde dermatitis severas hasta hiperreactividad bronquial.

frio-matinal

Picazón en el rostro, irritación y alergias cutáneas como aumento del acné, sequedad y fisuración de manos y labios, son solo algunas de las manifestaciones que el frío provoca en nuestro cuerpo. “Esto porque disminuye radicalmente uno de los principales estímulos para la producción de la barrera humectante natural, que es el calor”, explica el dermatólogo y académico de la carrera de Medicina de la Universidad San Sebastián (USS), Dr. Francisco Chávez.

Y aun cuando se cree que el verano es el peor enemigo de la piel, lo cierto es que con el frío la mayoría de las patologías cutáneas empeora. Es el caso de las “dermatitis en sus variadas presentaciones, la psoriasis y el acné. Además, hay problemas que surgen específicamente en invierno, como son el eritema pernio (conocido como sabañones) y la xerosis (sequedad) severa con fisuración de manos, muy propia de la población infanto-juvenil de nuestro país”, explica el especialista.

Para cuidar la piel en estos días fríos, el dermatólogo USS, entrega prácticas recomendaciones:

verify-sign Protegerse con ropa adecuada, no descuidar el uso de guantes y gorro.

verify-sign Mantener la humectación diaria de todo el cuerpo, idealmente después de la ducha con especial énfasis en la piel facial, que usualmente queda descubierta.

verify-sign En el rostro se puede hacer una doble protección cutánea, al usar crema con protector solar, de tal modo de humectar la piel y, a la vez, protegerla de la radiación ultravioleta.

verify-sign No olvidar que la ingesta abundante de agua tiene muchas bondades para la fisiología corporal, pero no colabora en mayor grado a la hidratación de la piel, ya que ésta debe hacerse por vía tópica.

Vías respiratorias

Además de daños en la piel, el frío trae consecuencias que pueden desencadenar hiperreactividad bronquial, crisis obstructivas o enfermedad pulmonar crónica. Según explica el médico broncopulmonar de la Facultad de Medicina y Ciencia de la USS, Dr. José Luis Velásquez, “la combinación del frío, el fumar y la contaminación del aire aumentan mucho más las afecciones de la vía aérea alta, pudiendo provocar desde rinorrea (congestión nasal) hasta hiperreactividad bronquial y, con ello, más consultas de urgencia por crisis obstructivas”.

El broncopulmonar USS sostiene que la contaminación ambiental, pero en específico la intradomiciliaria con chimeneas o estufas va en directo perjuicio de la salud del sistema respiratorio. “La biomasa o la contaminación causada por el humo a leña y por las empresas, es capaz de provocar enfermedades pulmonares crónicas. Se ha visto la aparición de enfisema pulmonar y bronquitis crónicas en pacientes que están muy expuestos a biomasa o contaminación ambiental”.

Por ello, insiste en que se necesita un mayor control de las fuentes de origen de la contaminación y, en lo que respecta al ambiente intradomiciliario, evitar secar ropa dentro del hogar y ventilar diariamente.