IPSUSS realizó Encuentro de Acreditación de Centros de Diálisis en sede Concepción

21 de julio de 2017

La jornada, organizada junto a la Superintendencia de Salud, reunió a representantes de los 27 centros de diálisis de la Región del Biobío, en una actividad de connotación regional.

 

Organizado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián, IPSUSS, y la Superintendencia de Salud del Biobío, el encuentro se llevó a cabo en el Auditorio Los Robles del Campus Las Tres Pascualas de la USS Concepción.

En la ocasión, representantes de los 27 centros de diálisis del Biobío pudieron debatir sobre los desafíos que implica este proceso para los centros que, de acuerdo a la normativa vigente, deben estar acreditados antes del 1 de julio de 2018.

En la jornada expuso la jefa del Sub Departamento de Control de FONASA, Rebeca Contreras, quien sostuvo que desde el 2014 FONASA trabaja en la definición de criterios de calidad para las principales prestaciones que entrega el seguro. “Es así como se inició la elaboración de seis indicadores para una de las prestaciones más importantes que financia el seguro de salud público para los pacientes con enfermedad renal crónica en su fase terminal, acogidos a la Ley de Garantías Explicitas en Salud (GES)”.

Sostuvo que los objetivos para definir estos indicadores de hemodiálisis fue mejorar la calidad de la atención, la calidad de vida de los pacientes y la eficiencia en el uso de los recursos.

Luego de analizar los resultados, Rebeca Contreras concluyó que se evidencia un bajo cumplimiento en el manejo de la anemia en estos pacientes tanto a nivel país como en la región. Lo mismo en el caso del metabolismo del calcio y el fósforo. La expositora planteó que el monitoreo permanente de estos indicadores de calidad y la evaluación de los resultados constituyen una oportunidad de mejora. Enfatizó asimismo que es de suma importancia la coordinación con la red pública para el manejo de los pacientes con enfermedad renal crónica en fase terminal.

Cambio de paradigma
Antes de la intervención de la directiva del FONASA, el agente regional de la Superintendencia de la Salud, Ernesto San Martín, abordó el contexto en que se exige la acreditación de calidad a las instituciones de salud en el marco de la Ley de Garantías Explícitas en Salud y la Ley de Deberes y Derechos del Paciente.

San Martín indicó que para cumplir con los objetivos de mantener y mejorar los logros sanitarios alcanzados, enfrentar los desafíos del envejecimiento y de los cambios de la sociedad, disminuir la desigualdad y satisfacer necesidades y expectativas, se ha generado un nuevo modelo de atención, que tiene como ejes la prevención y promoción. En ese marco, surge la Ley de Garantías Explícitas en Salud (antes llamado Auge), que asegura acceso, oportunidad, protección financiera y calidad. De ahí surge el Sistema de Evaluación y Aseguramiento de la Calidad Asistencial.

San Martín dijo que se establecieron plazos para obtener la acreditación como requisito para ofrecer prestaciones GES. En el caso de los centros de diálisis, este plazo vence el 1 de julio de 2018. A la fecha, en la Región del Biobío sólo dos de los 27 establecimientos están acreditados. “En el caso de las diálisis de los hospitales Herminda Martin de Chillán, Víctor Ríos Ruiz de Los Ángeles, Guillermo Grant Benavente de Concepción y Las Higueras de Talcahuano, obtuvieron la acreditación cuando estos recintos la recibieron”.

San Martín puntualizó que a nivel país del 2013 a la fecha 14 centros de diálisis han logrado la acreditación. En Biobío, SaluDial y Centro de Diálisis Renacer cuentan con esta certificación, mientras que SaluDial Coronel y Centro de Diálisis Vidial de San Carlos están en proceso.

El agente sostuvo que una vez obtenida la acreditación, dentro del año siguiente, se realiza una fiscalización de mantención para ver el cumplimiento de las características establecidas. En el caso de los centros de diálisis, la totalidad ha requerido un plan de mejora.

Concluyó que la acreditación ha sido una herramienta efectiva para incorporar una cultura de calidad en los prestadores. “Nos ha obligado a medirnos, a conocer nuestros procesos y gestionarlos, a reconocer nuestros riesgos y poner barreras ante ellos y nos induce a la mejora continua con la exigencia de mejores resultados y nuevos estándares”. Finalmente la acreditación desafía a mayores exigencias, a la humanización en el trato, indicó.

Prioridad, los pacientes
Durante la jornada también intervino Priscila Rodríguez, encargada de calidad y seguridad del paciente en centro de diálisis SaluDial, que obtuvo su acreditación el 28 de marzo reciente. Expuso sobre el proceso que les permitió alcanzar este logro tras años de trabajo.

Entre los aspectos claves mencionó el compromiso de los directivos de la institución, la capacitación de los líderes de grupos, la preparación y revisión de los documentos y protocolos, las evaluaciones cruzadas, el trabajo en equipo y el compromiso del personal, la asignación de responsabilidades de ámbitos a los profesionales de la institución.

También se refirió a los factores que favorecieron un proceso de evaluación en terreno tranquilo. Entre ellos dijo que hubo una buena organización y comunicación con la entidad evaluadora, orden en los documentos y manejo de los contenidos evaluados, ensayos y evaluaciones previas, uso de redes sociales y tecnología durante el proceso, buena disposición a la evaluación y un equipo de profesionales, técnicos, administrativos y auxiliares preparados.

Llevamos trabajando seis años, pero el objetivo último no es lograr la acreditación sino que dar una atención de calidad y segura a los pacientes, esa es la clave del éxito”, planteó Priscila Rodríguez.

Antes de la exposición de cada uno de los conferencistas, el doctor Mario Fernández, vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universidad San Sebastián, dio la bienvenida a los asistentes y sostuvo que la USS, a través del IPSUSS, está “abordando el tema de la calidad, pero no sólo la calidad técnica de los centros prestadores de salud, sino que la calidad desde el punto de vista de la satisfacción de los usuarios y en el trato digno a los pacientes”.