¿Chile puede innovar en la generación  de vacunas?

06 de diciembre de 2018

Crear una vacuna es un camino largo que implica una serie de etapas antes de incorporarse a un plan de inmunización en cualquier país del mundo. En nuestro país, un equipo de investigadores liderado por el Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia desarrolló una vacuna contra el virus sincicial y cree que hay espacio para hacer lo propio con el Hantavirus y otras enfermedades.

 

La innovación científica en Chile se ha expresado en distintos campos, pero sin duda que la inmunología es un área de alto impacto para la salud de la población, no solo considerando aquellas enfermedades que son estacionales, sino también algunas que se creían erradicadas y que han reaparecido en distintos lugares del mundo.

Alexis Kalergis, director del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia expuso sobre la “Innovación en Vacunas” en el Congreso de la Organización de Farmaceúticos Ibero-Latinoamericanos que se realizó en la Universidad San Sebastiány afirmó que “en Chile deberíamos tener una vacuna contra el Virus Hanta, porque es bien improbable que un laboratorio la produzca, ya que afecta a un porcentaje pequeño de la población en el mundo, pero a nosotros nos golpea bastante fuerte. Por esto ya estamos trabajando en una propuesta y esperamos tener algunos resultados en un par de años más”.

El experto también señaló que “otra enfermedad respiratoria importante para desarrollar una vacuna es el Metaneumovirus humano que fue descubierto el año 2001 y es el segundo agente infeccioso después del virus sincicial. Además es una infección que está sub-diagnosticada porque es muy caro su proceso de detección”.

En materia de financiamiento, Kalergis sostuvo que  “debería crearse un ítem presupuestario que le dé continuidad al trabajo científico y clínico más allá de lo concursable, porque eso tiene un carácter variable”.

Virus sincicial

Durante su exposición, el bioquímico contó la experiencia que ha tenido con su equipo de investigadores para desarrollar la vacuna contra el virus sincicial. “Nosotros en un trabajo del año 2008, demostramos como el virus inhibe la activación de las células inmunes. Probando uno a uno los diez genes que tiene este virus, encontramos la proteína que impedía la sinapsis inmunológica y este conocimiento científico nos permitió desarrollar una vacuna contra el virus que ocasiona una reacción alérgica en las vías respiratorias. Nuestro objetivo final era que pudiéramos vacunar y generar una respuesta inmune contra este virus en recién nacidos”.

Asimismo explicó que este virus no solo tiene efecto en las vías respiratorias sino también afectaría el proceso de aprendizaje. “Sabemos que tiene efectos en el aprendizaje a partir de un trabajo que publicamos en 2013-2014, al hacer pruebas con animales, pero otros dos grupos de investigadores en 2015 observaron este mismo fenómeno con niños pequeños, por lo que es algo preocupante, porque aparentemente este virus afectaría el sistema nervioso”.

Sobre el acceso a las vacunas, Kalergis sostuvo que “son los medicamentos donde se manifiesta con más fuerza la inequidad social, dado que los habitantes de los países en vías de desarrollo reciben menos dosis e incluso de menor calidad que las naciones industrializadas”.

Además precisó que esta brecha socioeconómica “es superior a la que se produce con fármacos para los tratamientos oncológicos, la esclerosis múltiple o la artritis, porque el porcentaje que de las personas que padecen esas enfermedades son menores que la población que recibe vacunas”.

En ese sentido y sobre el virus sincicial, el Doctor en Microbiología e Inmunología explicó que han estado trabajando con el Ministerio de Salud y se firmaron convenios con esa cartera y otros agentes del estado para transferir de manera gratuita esta tecnología de la vacuna contra el virus, con el fin de que no tenga costo para la población” cuando se pueda masificar.

Kalergis también contó en su presentación que en marzo próximo podría partir el Museo de la Inmunología con una muestra que se llamará “Eternalismo”, que revele el pasado, presente y futuro de las enfermedades, con el fin de que las personas no se olviden de la importancia de las vacunas.