Factores que inciden en el cáncer de piel: tez clara, exposición al sol y edad

29 de diciembre de 2017

Según el académico de la Facultad de Medicina U. San Sebastián, Héctor Fuenzalida, las personas deben visitar a un especialista ante la menor alteración en el cuerpo. Y para prevenir, no exponerse demasiado al sol.

radiacion-solar

Con el inicio del verano, aumenta la concurrencia a playas, piscinas y balnearios y la tentación de ponerse bajo el sol es mucha, pero antes de hacerlo hay que tener presente los riesgos. En Chile, una de cada 100 mil personas padece de cáncer de piel, una enfermedad que se adquiere en gran medida como consecuencia de la exposición al sol, cuyos efectos son acumulables en el tiempo.

hector-fuenzalidaSegún el dermatólogo y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad San Sebastián, Héctor Fuenzalida, hay varios factores que inciden en la aparición del cáncer de piel. “Hay pacientes de piel clara -hay fototipos de piel clasificados del 1 al 7, que va del albino prácticamente al de raza negra- y ahí los pacientes tipo 1 o 2 siempre van a tener más riesgo de desarrollarlo. Segundo, aquellos pacientes que estén con medicamentos o que tengan enfermedades que bajan las defensas, ya que obviamente se van a defender más mal frente a las alteraciones celulares y eso va a generar más posibilidades de cáncer”.

Como tercer factor está la edad de una persona, “porque el cáncer de piel en general está asociado a los años, más aun ahora que entre más años se vive, más años posibilidad se tiene. Y también influyen las zonas donde uno vive, por la cantidad de sol que se puede exponer, además de aquellos terrenos que tengan mayor cantidad de metales pesados como el plomo o el arsénico, cosa que ocurre en nuestro país habitualmente  en Antofagasta o Copiapó”, explicó el profesional.

Protección

Para protegerse del sol lo más importante es tomar conciencia, dijo Fuenzalida, “ya que la radiación ultra violeta excesiva puede producir a largo plazo cáncer de piel. Eso no significa no tomar nada de sol, sino ojalá lo mínimo necesario”.

Para el especialista, el tema de cuidarse “no solo implica la opción de usar una crema protectora solar, sino que tiene que ver también con una actitud de vida, de decir “no me voy a exponer al sol entre las 10 u 11 de la mañana y las 4 o 5 de la tarde” cuando la intensidad de la radiación ultravioleta es mayor, sobre todo en el verano. No obstante, hay que considerar que la radiación UV está presente todo el año y todo el día, entonces, si me expongo mucho rato antes de las 10 de la mañana también tengo riesgos, menos que si lo hago a la 1 de la tarde, pero igual los tengo. Por eso la conducta y el hábito de vida es importante y no sólo el uso de protector solar”, dijo.

A qué poner atención

Fuenzalida indicó que hay varios aspectos en los que fijarse. “Es importante si aparece un lunar que no existía antes, es necesario sí o sí visitar al dermatólogo. Lo mismo pasa si tengo un lunar que se modifica; que cambia de color, crece o sangra. Y en tercer lugar, cuando hay una herida que no cicatriza por más de un mes, también es necesario visitar al dermatólogo que pudiera ser que tenga relación con algún cáncer a la piel”.

El académico USS añadió que como toda enfermedad, si uno la detecta a tiempo, “obviamente tiene más posibilidad de curarla. En el caso del cáncer de piel, tenemos la gran ventaja que está en la superficie de la piel, por lo tanto, es fácilmente detectable no siendo doctor. Si cualquier persona ve que su piel se modificó, puede poner la voz de alerta. Mientras más precozmente consulte, mejor”.

Respecto al tratamiento, el dermatólogo puntualizó que una vez hecha la biopsia y confirmado el diagnóstico hay distintas alternativas. “La crioterapia, que es aplicación de nitrógeno en los cánceres más superficiales y menos agresivos. También se pueden usar algunas inmunoterapias que son medicamentos que ayudan a modificar la respuesta celular inmune y de esa manera puede rechazar un tumor. Hay otros tratamientos que tienen que ver con la parte quirúrgica misma, con distintas técnicas. Todos (los procedimientos están) enfocados en el fondo a extirpar estos lunares, de manera que hay una variedad de tratamientos que son bastantes efectivos, dependiendo también del tipo de tumor y la profundidad”.