Efecto de la microbiota en la salud infantil

14 de noviembre de 2019

El desarrollo de la microbiota en la infancia se produce durante una “ventana crítica” y un trastorno en este proceso puede causar enfermedades inmunes como alergias alimentarias, dermatitis atópica y asma.

Efecto de la microbiota en la salud infantil

Los microorganismos generalmente se asocian a un papel negativo, relacionado a procesos de infección o toxiinfección en el hombre o animales. Pero, muchos sitios anatómicos están altamente colonizados por microorganismos denominados microbiotas. Solo la del género humano estaría compuesta por 100 trillones de células microbianas, comparado con solo 10 trillones de células de los tejidos. ¿Qué pasa con la criatura al nacer? Las comunidades microbianas maternas influyen en el bienestar y estado fetal, resolución de la gestación y predisposición a enfermedades crónicas del recién nacido/da.

Hasta hace unos años, el ambiente intrauterino normal era considerado estéril. Pero, un bebé al nacer no emerge de un ambiente libre de microorganismos como se pensaba, y en el útero, la triada placenta-líquido amniótico-meconio (deposición fetal), y la microbiota materna pueden tener gran impacto en el desarrollo de la inmunidad, metabolismo y cambios epigenéticos en el desarrollo, que puede predisponer a enfermedades en la edad adulta.

La colonización bacteriana intestinal del recién nacido/a tiene efectos relevantes en el desarrollo y la fisiología del sistema inmunitario en la vida temprana y afecta la salud y la enfermedad en la edad adulta.

La microbiota intestinal (MI) de un recién nacido/a se establece después del nacimiento. El establecimiento de comunidades microbianas estables en el intestino generalmente acompaña a dos grandes transiciones de la infancia. La primera ocurre después del nacimiento, durante la lactancia. y resulta con el dominio de Bifidobacterias. Este establecimiento de la MI se ve afectado por factores, como el tipo de parto, leche materna versus alimentación con fórmula, uso de antibióticos, momento de la introducción de alimentos sólidos y cese de la alimentación con leche. La segunda ocurre en el periodo de destete, con la introducción de alimentos sólidos y la continuación de la alimentación con leche materna, y se establece una microbiota de tipo adulto denominado Bacteroidetes y Firmicutes.

Estas alteraciones continúan hasta los tres años de edad y, luego, los humanos adquieren microbiotas estables mantenidas llamadas enterotipos, los que se clasifican en tres tipos dominados por Bacteroides, Prevotella y Firmicutes. Además, la colonización bacteriana intestinal del recién nacido/a tiene efectos relevantes en el desarrollo y la fisiología del sistema inmunitario en la vida temprana y afecta la salud y la enfermedad en la edad adulta. Varios estudios han demostrado que las bacterias intestinales y sus metabolitos juegan un papel importante en la proliferación y diferenciación de las células de defensa.

Por lo tanto, el desarrollo de la MI en la infancia se produce durante una “ventana crítica” y un trastorno en este proceso puede causar enfermedades inmunes como alergias alimentarias, dermatitis atópica y asma. Estudios han demostrado que recién nacidos con dermatitis atópica tienen bajo nivel de diversidad bacteriana en la primera infancia y baja abundancia de Bifidobacterias. Así, estamos frente a una nueva visión, cambios de paradigmas y abordaje de la salud pediátrica. Hoy se pueden realizar intervenciones como manipular la dieta o introducir microorganismos benéficos, que pueden mejorar el pronóstico de estos cuadros.

Erica Castro
Académica IPSUSS
Universidad San Sebastián

Vea la columna en diario El Sur