Cachorro de lobo marino fino austral fue trasladado desde USS hasta Buin Zoo

18 de julio de 2017

Proveniente de Lebu, se cree que fue rescatado “por error” por visitantes a las playas de esa comuna. Fue tratado en el Hospital Clínico Veterinario de la U. San Sebastián Concepción.

 

Un cachorro de lobo marino, hembra, de sólo 5 kilos 300 gramos de peso (y unos siete meses de vida) permaneció 8 días interno en el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad San Sebastián Concepción, Campus Las Tres Pascualas, siendo retirado por personal del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) para ser trasladado vía a aérea al Buin Zoo (Región Metropolitana).

El animal, que presentó poco peso, fue hallado por visitantes en las costas de Lebu, siendo extraído por ellos del lugar para luego ser derivado a Sernapesca. “El problema es que creemos que la madre lo dejó para ir al mar a buscar alimento, y las personas que lo encontraron, sin quererlo, raptaron al animal. Es falta de información; a veces esta conducta de las madres, ausencia que se puede extender por dos días, es confundida con abandono”, explica Jorge Leichtle, académico de Medicina Veterinaria de la Universidad San Sebastián Concepción, a cargo de los cuidados del cachorro.

En lo inmediato es vital que el lobo cobre peso y comience a alimentarse de manera natural. “Le dimos pescado suplementado con aceite, para que acumule calorías, y le inyectamos multivitamínicos. Se ha hidratado con agua con sal”, cuenta el profesional, quien hace hincapié en que, si bien su estado de salud es auspicioso, su situación actual es compleja, desde el punto de vista de su conducta y futura reinserción al medio marino. “Por ser un cachorro no puede volver al mar, y al estar en cautiverio siempre se da la posibilidad de que no retorne a la vida silvestre. Un buen manejo es fundamental para que pueda ser liberado el día de mañana”, explicó.

Si bien el animal es pequeño no es lactante, y ya cuenta con toda su dentadura. En el HCV los alimentos le fueron suministrados mediante el uso de sonda gástrica. “La delgadez se debe al estrés vivido por el lobo. El cambio de dieta y de hábitat va a demorar su proceso de estabilización, por lo que esperamos que ahora quede en un ambiente estable por un tiempo prolongado, para que se compense”, puntualiza Jorge Leichtle.

Astrid Guerra, jefa del Programa de Gestión Ambiental Región del Biobío de Sernapesca, explica que se optó por el Buin Zoo por su experiencia en recuperación con lobos marinos en Chile. “Tienen los mejores recursos para estos animales, partiendo por lo básico que es la alimentación, vitaminada, importada y específica para lobos marinos”, recalcó, a la vez que destacó casos exitosos de reinserción al mundo natural de decenas de lobos marinos realizados desde ese centro.