Sepa cómo dormir en paz en estas noches de calor

03 de enero de 2018

En esta época, los departamentos que no reciben sol directo deben ventilarse con regularidad, porque pese al calor que existe, se puede acumular humedad en las las zonas más oscuras.

ventana-sol

Las condicionantes térmicas deben ser de las más importantes consideraciones, ya que esto va a permitir obtener o perder la condición de confort térmico del departamento. Los departamentos que tienen orientación norte y oriente -y sus combinaciones-, suelen ser más costosos, porque en invierno se reciben todos los beneficios de la energía del sol, pero tiene la desventaja del sobrecalentamiento en verano.

nelson-sanhuezaLa radiación UV hace que las cosas se decoloren o deterioren. En general, los materiales tienden a deteriorarse por esta acción, para esto se pueden utilizar cristales o láminas sobre estos, que filtren esos rayos. La ganancia térmica se produce por el espectro de radiación del sol, principalmente los rayos Ultravioleta (UV) e infrarrojos.

Para bajar la temperatura del hogar sirve el aire acondicionado, aunque también se puede proteger con cortinas, que son capaces de retener esta radiación. Hoy, contamos con muchos materiales que permiten una mayor durabilidad, ante los deterioros que provocan la radiación, proveniente del sol, además de telas que generan resistencia al paso de la misma, y que son muy eficientes.

Hay que estar muy atento a las horas de mayor exposición para poder controlar la ganancia térmica. En general, no comprendemos muy bien cómo funciona nuestro departamento en términos de confort térmico, y eso hace que cometamos errores.

En esta época, los departamentos que no reciben sol directo deben ventilarse con regularidad, porque pese al calor que existe, se puede acumular humedad en las las zonas más oscuras. Por otro lado, es bueno aprovechar las horas de sol tangencial que se recibe en estas orientaciones (oriente y sur), abriendo cortinas y persianas de modo de aprovechar igualmente los beneficios de recibir la luz solar.

Nelson Sanhueza
Académico de Ingeniería Civil
Universidad San Sebastián

Vea la columna en diario La Cuarta