Salir de las aulas para mejorar la calidad de vida de los productores de berries

02 de junio de 2017

Desde el segundo semestre de 2016, estudiantes de Ingeniería apoyan a recolectores de la comuna de Contulmo, asesorándolos en materias como marketing, ventas, administración y gestión.


Contulmo es una pequeña comuna de poco más de 5.500 habitantes ubicada en la Provincia de Arauco a 160 kilómetros al sur de Concepción, emplazada a la orilla del lago Lanalhue y al pie de la Cordillera de Nahuelbuta. Demográficamente, tiene una fuerte influencia alemana, producto de la colonización a principios del siglo XX de habitantes de esa nación. La comuna posee un micro clima que beneficia las actividades hortícolas, en especial el cultivo de la murtilla y la frutilla blanca, esta última, fruto de exclusividad nacional en esta zona.

Es por eso que la recolección de estos frutos silvestres y otros berries, es una actividad fundamental en la economía de muchas familias de la zona, varias de ellas integradas por agricultores que obtienen de la tierra su sustento, sin mayores conocimientos sobre administración que les permitan optimizar los recursos de manera de obtener mayores beneficios de su esforzada labor.

Es por eso que estudiantes de Ingeniería -en el marco de las asignaturas “Taller de Emprendimiento e Innovación II” y “Gestión Estratégica”- fueron hasta la comuna para conocer el quehacer diario de las familias y en terreno, detectar sus necesidades y falencias. Se trata de la iniciativa “Emprendimiento e Innovación utilizando herramientas de negocios en procesos productivos de recolección de frutos berries de recolectores de Contulmo”, en cuya primera fase, 34 alumnos realizaron la “Transferencia en Modelos de Negocios”, considerando aspectos de nivelación en conceptos como marketing, ventas, administración y gestión.

En tanto, en el ámbito de la Gestión Estratégica, 28 estudiantes se encargaron de explicar principalmente, los instrumentos de financiamiento existentes en el mercado, los que pueden ser la base de la mejora de sus proyectos vigentes.

Valor en la docencia

Los protagonistas de esta iniciativa son estudiantes de segundo año de diversas carreras de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad San Sebastián sede Concepción. Uno de ellos, Benjamín Merino, señaló que “esta fue una oportunidad de crecer, al desarrollar ideas para ayudar en las problemáticas que tienen los productores, permitiéndonos llevar a cabo presentaciones frente a un público desconocido y poniendo en práctica y a prueba nuestras propias habilidades para realizar la transferencia eficientemente”.

Algo en lo que coincide Alexandra Matus, académica sublíder del proyecto y secretaria de Estudios del Plan Común de Ingeniería de la sede Concepción. En su opinión, “realizar este tipo de proyectos, conocer formas de trabajo, administración y gestión en los emprendimientos locales de la zona permite a los estudiantes vivir sus primeras experiencias en terreno con realidades distintas a las experimentadas en sala. Además favorece identificar las dificultadas que deben sortear, siendo una de las más complejas el clima, que en algunas oportunidades ha obligado a cambiar el tipo de producción”.

“En un comienzo lo vi como un desafío bastante grande y riesgoso, ya que pensar en trasladar a un grupo de estudiantes 200 kilómetros con la
expectativa de que sean protagonistas en la internalización y afianzamiento de sus aprendizajes, suena demasiado ambicioso. Son muchachos de segundo año de Ingeniería, y pedirles que se vinculen con agrupaciones y organizaciones que llevan mucho tiempo trabajando y siendo el sostén de la familia, que se ganen su confianza, su respeto y se transformen en agentes creíbles de cambio, no es tarea fácil”, aseveró la académica y responsable de la asignatura “Taller de Emprendimiento e Innovación II”, Anita Zapata.

“Esperamos llevar a buen puerto y sin dificultades el compromiso con los beneficiarios, según el plan de trabajo, evaluando in-situ la satisfacción de las sesiones realizadas y evidenciando que los principales protagonistas han valorado lo ejecutivo y serio del trabajo realizado a la fecha”, precisó Paola Burdiles, directora del proyecto y del Plan Común de Ingeniería de la USS Concepción.

Por su parte, la estudiante Valentina Ottone destacó que gracias a este tipo de actividades académicas “podemos poner en práctica, en forma real, algunos de los conocimientos que hemos aprendido a lo largo de la carrera, y aportar y ayudar a personas que no tienen las herramientas y conocimientos para mejorar o mantener sus proyectos”.