Buscando un mejor vino campesino en Guarilihue

22 de septiembre de 2017

Recursos de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y el trabajo de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la USS beneficiará a productores de vinos patrimoniales.

 

Desarrollar una tecnología enzimática en la etapa de fermentación maloláctica en el proceso de vinificación de pequeños productores del valle del Itata, para generar mejoras importantes en un proceso clave de la producción del vino, es el principal objetivo de una iniciativa científica que llevarán adelante investigadores de la Facultad de Ingeniería y Tecnología (FIT) de la Universidad San Sebastián sede Concepción.

Un equipo de investigadores de la FIT, integrado por los doctores Christian Canales, director de Ingeniería Civil en Biotecnología; Iván Ñancucheo, docente investigador y Charles Araya, director de Ingeniería Civil Industrial -junto a la gestión de esta última carrera- desarrollará esta tecnología que beneficiará especialmente a pequeños productores de vino campesino de la localidad de Guarilihue. Para ello, el equipo se adjudicó recursos por 60 millones de pesos, tras postular a la Convocatoria Regional Temática de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

“Este trabajo tiene componentes de investigación dirigidos directamente a resolver un problema concreto de productividad que afecta a los productores artesanales de vino del valle de Itata y esperamos con este desarrollo aportar para mejorar las condiciones de producción de este patrimonio de la región, que es el vino campesino del secano”, precisa el doctor Christian Canales, director del Proyecto.

El doctor Iván Ñancucheo, subdirector de la propuesta, comenta que la iniciativa presenta entre sus principales metas revalorizar la población microbiana autóctona para cambiar la tecnología de la fermentación maloláctica, “etapa clave para la suavización de los vinos tintos. Para ello, están contemplados estudios moleculares de diversidad microbiana y el aislamiento de microorganismos predominantes en el proceso, entre otros aspectos de carácter científico-tecnológico”, explica.

Este proyecto materializa un ciclo importante de colaboración entre la academia y el sector productivo vitivinícola de Guarilihue, del que estamos muy satisfechos y expectantes de seguir contribuyendo en toda su cadena de valor”, puntualiza Charles Araya, a la vez que agradece el apoyo brindado por la Dirección Regional del Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario, INDAP, y la Asociación Regional de Enólogos (Biobío).