Las claves para analizar la plusvalía de una propiedad antes de invertir

12 de junio de 2019

Más que considerar la plusvalía como una evaluación solo del momento actual, se debe analizar también como una situación futura.

Las claves para analizar la plusvalía de una propiedad antes de invertir

Adquirir un bien raíz requiere de considerar ciertos aspectos que van más allá de si la vivienda cuenta con lo que se necesita para vivir. Uno de estos ítems es la plusvalía, la que se puede definir como el incremento de la valoración comercial de un inmueble o bien raíz en el tiempo. Término opuesto es la minusvalía.

Rody ToroRody Toro Picarte, director de la carrera de Ingeniería Civil de la sede Concepción de la Universidad San Sebastián, explica que esta se asocia a que, por ejemplo, cuando se compra un bien raíz, se produce un aumento del valor comercial, derivado de distintos factores, principalmente exógenos, que hacen que este vaya aumentando, a medida que transcurre el tiempo. “La clave es entender cuáles pueden ser los factores más determinantes en la plusvalía del inmueble en particular. También se puede producir minusvalía, por ejemplo, cuando se producen desastres naturales como inundación o terremotos, etc.; factores internos también pueden influir en la plusvalía, aunque en menor medida. Por ejemplo, las remodelaciones, restauraciones, ampliaciones y/o actualizaciones de una vivienda podrían influir”, explica.

Hay muchos factores que pueden incidir en la plusvalía de un bien raíz, algunos más incidentes que otros. Entre los principales pueden estar la ubicación, es decir, indica Toro, “un inmueble que se localice cercano a centros comerciales, a establecimientos educacionales o a oficinas, contando con acceso a servicios, es muy probable que aumente su valor por sobre otro de similares características constructivas, pero que no tenga acceso o cercanía a colegios o centros comerciales”.

Otro es la accesibilidad. Una buena accesibilidad al inmueble es fundamental. Las vías que se poseen y un buen acceso a nuestro inmueble implica más plusvalía. Esto explica por qué un departamento de pocos metros cuadrados céntrico, puede costar más que una casa grande que esté alejada de la ciudad.

El académico añade, además, los servicios e infraestructura. “Este es un aspecto básico y yo diría mínimo que requiere la propiedad a adquirir. Es decir, mientras cuente con mayor cantidad de servicios, mayor plusvalía. Estos servicios pueden ser: agua potable, alcantarillado, alumbrado público, electricidad, transporte público e Internet”, señala.

Otros aspectos a considerar son la vista y el entorno. La “vista” es un factor que incide mucho en la plusvalía, debido a que generalmente, los departamentos y casas que tienen más demanda son los que tienen una mejor vista, por lo que este valor “intangible” es muy determinante. “No es lo mismo tener un departamento con vista al mar que uno que tenga una vista obstruida, por ejemplo, con vista a otro edificio o a otro departamento, que es lo que está ocurriendo en muchas comunas de Santiago, donde el coste de algunos departamentos ha disminuido con la llegada de edificios aledaños”, añade.

Finalmente, otro aspecto que influye, señala Toro, son las futuras construcciones complementarias. “Cuando se conoce si en los próximos años se planea la construcción de centros comerciales, gubernamentales, un aeropuerto o clínica cercana, mayor inversión pública en infraestructura vial, etc., son factores que afectarán positivamente la plusvalía del inmueble“.

A la hora de comprar, la plusvalía debe estar presente. Eso sí, Toro sostiene que “más que considerar la plusvalía como una evaluación solo del momento actual, se debe analizar también como una situación futura, es decir, se deben tratar de prever los aspectos que posibilitarán la plusvalía futura de una inversión inmobiliaria actual”.

Vea la crónica en Diario El Sur