USS comprometida en el desafío de convertir a Valdivia en referente gerontológico

10 de septiembre de 2018

Estudiantes de Ingeniería Comercial realizaron Grupos Focales para conocer las principales necesidades de los adultos mayores de la zona.

 

Representantes de la Fundación Oportunidad Mayor, la Municipalidad de Valdivia, el Gobierno Regional de Los Ríos, del Hospital Base de Valdivia, servicios públicos e instituciones de Educación Superior, se reunieron en la Primera Mesa Intersectorial de Polo Gerontológico, donde la sede Valdivia de la Universidad San Sebastián, reafirmó su compromiso por hacer de la capital de la región de Los Ríos una ciudad amigable con los adultos mayores.

En la jornada se hizo hincapié en la necesidad de generar condiciones para un envejecimiento activo y positivo, junto con mejorar condiciones de salud, participación, seguridad y desarrollo de los adultos mayores, con especial atención en quienes son más vulnerables.

Bajo esa premisa, se resaltó que dentro de las líneas de acción se debe contar con dispositivos de cuidado que permitan al adulto mayor ser atendido según su nivel de autovalencia; tener un hospital con unidad de geriatría aguda; un geriatra para atender a los adultos mayores; y un área de investigación, pensando en la calidad de vida de los futuros adultos mayores, entre otras.

Grupos Focales

Durante casi cuatro meses, 25 estudiantes de Ingeniería Comercial guiaron a 91 adultos mayores en doce Grupos Focales donde recabaron información fundamental, apuntando a certificar a Valdivia como Ciudad Amigable ante la Organización Mundial de la Salud.

En cuanto a la Vivienda, destacaron que son escasos los programas de postulación dedicados especialmente a ellos; falta inversión en infraestructura y seguridad y regular las casas de acogida. En Transporte, en tanto, aseguraron que faltan mejoras en el sistema público y que se necesita una reducción de precios e inversión en estacionamientos para adultos mayores, como también fiscalización en su uso.

En Salud y Atención a Largo Plazo, consideraron que existen pocas horas de atención y es complicado el método para pedir las horas, así como también faltan políticas que incentiven la formación de geriatras y que se necesitan profesionales con disposición y compromiso. Sobre Asistencia y Protección Social opinaron que falta proporcionar más espacios recreativos y valorizar al adulto mayor, entendiendo su importancia para la sociedad. En Comunicación, expusieron que muchas veces la información se entrega con letras poco legibles o a través de medios que no dominan, como Internet y también indicaron que las radios no entregan suficiente información sobre adultos mayores y que no todos tienen acceso a teléfonos.

Con respecto a la Educación y el Trabajo, manifestaron que falta información sobre grupos de voluntariado y que no existe trabajo remunerado para adultos mayores; mientras que en Desarrollo Urbano destacaron la falta de lugares recreativos, señaléticas, así como la duración insuficiente de los semáforos; también que el acceso a los edificios o servicios públicos no es adecuado y que los lugares recurrentes para los mayores son poco higiénicos.

Trabajo conjunto

El director de Ingeniería Comercial en la sede Valdivia, Francisco Mena, explicó que “llama la atención cómo en diferentes mesas de trabajo y temáticas resalta la poca preocupación de las personas hacia los adultos mayores, la falta de empatía con sus dolencias, el mal trato en organizaciones tanto públicas como privadas, como también tratos inadecuados al requerir trámites específicos y falta de paciencia en la movilización. En definitiva, son aspectos que requieren de capital humano y de educación”.

“Para nosotros este primer informe es esencial para poder saber dónde debemos focalizar nuestros esfuerzos y poner mayor énfasis. Queremos que Valdivia sea una ciudad donde en bienestar y la calidad de vida llegue a todos los sectores”, destacó el alcalde Omar Sabat.

Por su parte, Bernardita Pavié, presidenta de la Unión Comunal de Adultos Mayores de Valdivia, dijo que “es un paso importante, porque todo se basa en trabajar juntos. Es una muestra de que existe una mayor preocupación por las necesidades de los adultos mayores tanto de clase media como de los más vulnerables; hay mucho por corregir y solucionar, pero pienso que un punto clave es el trabajar con los jóvenes, que sea algo intergeneracional”.

 ES EL FRUTO DE HACER LAS COSAS BIEN.