Servicios de arrendamiento en la mira del SII

11 de julio de 2019

La duda es si, al arrendar el inmueble generando habitualidad y en una condición muy parecida a un apart-hotel, se pierde el beneficio que otorga el DFL N°2, que permite una serie de exenciones.

Servicios de arrendamiento en la mira del SII

La economía digital es hoy por hoy la economía sobre la cual están puestos los ojos de la fiscalización, ya que tiene riesgos implícitos relacionados con la evasión y la elusión de impuestos, tanto por renta (ganancia que provenga del capital, en el caso de las empresas o del trabajo, en el caso de las personas) como por IVA (impuesto al valor agregado, que grava el consumo).

Carlos Fuentes USSSegún datos del Servicio de Impuestos Internos (SII), el e-commerce (comercio a través de Internet) durante el año 2017 alcanzó ventas por 4.000 millones de dólares y, de acuerdo a las proyecciones de la Cámara de Comercio de Santiago, para el 2019 se estiman en 5.200 millones de dólares (no se cuenta con la cifra oficial aún), llegando a 223 dólares (unos 156 mil pesos) en promedio por cada chileno.

Ante el impacto de la economía digital se está actuando en forma reactiva en el ámbito impositivo, ya que son conocidas las aplicaciones informáticas y actividades en internet a través de conocidas redes sociales, que brindan la posibilidad al consumidor de mejorar su quehacer diario (transporte, alojamiento, alimentación, etc.).

Aplicaciones como Airbnb o Booking no ofrecen directamente sus servicios, sino que actúan como intermediarios entre el usuario y el proveedor.

Beneficios del DFL N° 2

Uno de los casos que ha encontrado respuesta por parte del organismo fiscalizador (SII), ante una consulta específica, es el que involucra el arriendo de viviendas a través de aplicaciones como Airbnb o Booking (SII Oficio 1036 del 15 de abril de 2019).

Estas plataformas ofrecen servicios de reserva en línea de arrendamiento de inmuebles (edificio o casas destinadas a vivienda u otro fin y que son propiedad de alguien) o reservas de alojamientos. No ofrecen directamente sus servicios, sino que actúan como intermediarios entre el usuario y el proveedor.

El tema es si, por arrendar el inmueble generando habitualidad y en una condición muy parecida a un apart-hotel, se pierde el beneficio que otorga el DFL N°2 de 1959 y, por lo tanto, quedaría afecta a pago del impuesto a la Renta.

EL DFL N°2 es una normativa que rige a las propiedades de uso habitacional como casa o departamento denominada “vivienda económica”, la que debe contar con una superficie construida útil menor a los 140 metros cuadrados por unidad de vivienda. Tal beneficio está destinado a personas naturales, las cuales podrán acogerse a una serie de beneficios tributarios, siempre que no superen el máximo de dos propiedades.

Entre estos beneficios están: rebaja del 50% del arancel en el Conservador de Bienes Raíces, rebaja del 50% de la tasa del impuesto de timbres y estampillas y exención del impuesto a la herencia y donaciones (el inmueble puede dejarse como herencia tras una muerte o en vida y no pagará impuestos), ingreso por arriendo libre de impuestos, rebaja del 50% de las contribuciones (hasta 70 metros cuadrados, el beneficio es por 20 años; entre 71 y 100 metros cuadrados, el beneficio es por 15 años, y desde 101 a 140 metros cuadrados, la exención será por 10 años).

Tras el oficio de SII, se abre la posibilidad de efectuar una fiscalización oportuna a todos aquellos departamentos y viviendas alquilados por tiempos breves a través de plataformas digitales.

Opciones de fiscalización

Tras el oficio de SII, se abre la posibilidad de efectuar una fiscalización oportuna a todos aquellos departamentos y viviendas alquilados por tiempos breves a través de plataformas digitales. Eso ya que, al no existir una norma que contemple y regule dichas operaciones, se incurre frecuentemente en malas prácticas. De ahí la necesidad de implementar una legislación eficiente y adecuada que regule el accionar de los consumidores y empresas en el medio digital para que queden afectos a la responsabilidad tributaria.

No obstante, es complejo determinar si se está en presencia de un rubro orientado al arrendamiento de inmuebles amoblados o de servicios hoteleros, siendo necesarias la observación y evaluación de todas aquellas circunstancias que concurren en el negocio propiamente tal, más específicamente de los servicios adicionales y/o complementarios que le aportan valor (servicio que incluya mucama y desayuno, por ejemplo).

En atención a lo anterior, el Servicio de Impuestos Internos manifestó que el hecho de mantener plazos de alquiler inferiores a un año no constituye un parámetro suficiente para determinar la naturaleza del rubro y también la imposibilidad de fijar un plazo mínimo a priori que permita efectuar la distinción entre el arrendamiento de inmueble y los servicios hoteleros, por lo que “es una cuestión de hecho sujeta a verificación por las respectivas instancias de fiscalización”. En conclusión, el órgano fiscalizador plantea que se debe estudiar caso a caso.

Carlos Fuentes Valenzuela
Académico de Ingeniería Comercial
Universidad San Sebastián

Vea el artículo en Diario Concepción