Nuevos delitos informáticos

19 de diciembre de 2017

Nuestra legislación solo castiga, en términos generales, el sabotaje y espionaje informático, es decir, se centra en la penalización de conductas o atentados dirigidos a los sistemas de almacenamiento de datos, dando escasa relevancia a la protección del dato mismo.

seguridad-informatica

Hace unos meses el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, comunicó del próximo envío al Congreso de un proyecto que busca modificar la Ley N°19.223, que tipifica figuras penales relativas a la Informática, con el propósito de actualizar la normativa que data del año 1993, cuando Internet era una novedad, cuando no había comercio electrónico en Chile y las tarjetas de crédito eran un lujo.

Hoy, se advierte la necesidad de responder a una realidad que da cuenta que existen en circulación 37 millones de tarjetas de crédito y débito bancarias, con más de mil 700 millones de transacciones por año, y donde Internet se ha transformado en un servicio de consumo generalizado.

Se advierte la necesidad de responder a una realidad que da cuenta que existen en circulación 37 millones de tarjetas de crédito y débito bancarias, con más de mil 700 millones de transacciones por año.

daniel-medinaEn concreto, nuestra precaria regulación contenida en la actual legislación solo castiga, en términos generales, el sabotaje y espionaje informático, esto es, se centra en la penalización de conductas o atentados dirigidos a los sistemas de almacenamiento de datos, dando escasa relevancia a la protección del dato mismo, contenido en dichos sistemas.

De esta manera, el Ejecutivo pretende, por un lado, reprochar acciones que se toman de común ocurrencia, como la clonación de tarjetas de crédito o débito -imperfectamente tratadas en la Ley N°20.009-y el phishing o pharming, y además, cumplir con el compromiso asumido al incorporar como parte de nuestra legislación, en el año 2016, a la convención de Budapest, conocida como Pacto de Cooperación Mundial contra el Cibercrimen, cuyo norte principal es que los Estados miembros velen por los derechos de las personas en el ciberespacio.

Es preciso contar con un catálogo de tipos penales que integren a estas recientes infracciones.

De esta forma, algunas de las conductas que se castigarían como delitos son: fotografiar o grabar conversaciones, WhatsApps o videos íntimos de otras personas y difundirlas a través de las redes sociales; producir u obtener dispositivos o programas concebidos o adaptados para delitos informáticos; manipular datos en un sistema informático; alterar o suprimir uno o más datos informáticos; castigar a los responsables de sistemas informáticos que difundan, sin consentimiento del titular, información contenida en soportes, sistemas o medios informáticos, entre otros.

Si bien, muchas de las conductas descritas hoy son penalizadas, se reprochan bajo el título de estafas o defraudaciones, delitos que no fueron concebidos, originalmente, paro la persecución de atentados cibernéticos, por lo que es preciso contar con un catálogo de tipos penales que integren a estas recientes infracciones.

Daniel Medina Berrocal
Académico Facultad de Derecho y Ciencias Sociales
Universidad San Sebastián

Vea la columna en diario El Austral de Valdivia